05 abr

Gran ganga, gran casta

1983 fue el año de la abolición del garrote vil; el año de la entrada en vigor del horario laboral de 40 horas a la semana; el año del 12 a 1 de España a Malta; y el año del Oscar a José Luis Garci.

Ah. Y el año en que Almodóvar y McNamara cantaban aquello de Gran ganga, gran ganga en esas inolvidables noches disolutas de la movida madrileña. ¡Quién le iba a decir a aquel Pedro iconoclasta de espesa cabellera crepada y vestiditos de boatiné que más de 30 años después se convertiría en un respetado icono del cine español! ¡Que su filmografía se consideraría como uno de los referentes de la Marca España! ¡Que hasta sería visto como un intelectual de nuestro tiempo, nombrado flamante Caballero de la Orden de la Legión de Honor francesa, y ni más ni menos que investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Harvard!

Sí, muy bonito todo.

Leer más

12 ene

Hacienda somos todos (o casi)

Quién le iba a decir a la mismísima Cristina que empezaría el nuevo año sometida a este escrutinio, no sólo jurídico, sino especialmente público. Yo ayer la veía sentada en el banquillo de los acusados, aguantando el tipo toda cariacontecida y buenecita ella, y me venía a la memoria aquello de “Yo no sabía nada, tan sólo me limitaba a firmar lo que me decía mi marido”, más propio de la esposa solícita y dúctil de un Don Draper que de una mujer con no sé cuántas carreras y másteres, políglota, y un despacho en la última planta de La Caixa. Qué bochorno, oiga. Luego va la Fiscalía y dice que juzgar a la Borbona sería -y cito textualmente- “discriminación, ni más ni menos” y me entraron tales ganas de sacarles tarjeta roja que todavía hoy me pica horrores la mano.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR