19 Nov

Los malotes de novela

Los malotes.
Los gamberros.
Los tíos de alma atormentada que huelen a peligro a un kilómetro de distancia.
Los empotradores que tienen el súperpoder de hacer que se te caigan las bragas sólo con mirarte.
Los que te dicen “nena” con la voz ronca.
Eso está muy bien en la ficción, pero en la vida real lo que nos gusta a las mujeres son los hombres sencillos.
Accesibles.
La buena gente.
Sin poses ni pasados oscuros.
Que entenderlos no sea más complicado que completar el puto cubo de Rubik, por favor.
Que no haya que jugar a las adivinanzas.
¿Por qué no me contestas el puto mensaje si te has conectado a WhatsApp hace un minuto?
Ni a deshojar la margarita, que ya estamos todos creciditos, gracias.
Queremos versiones masculinas de nosotras mismas.
Hombres con capacidad de comprensión.
Con sentido del humor.
Buena conversación.
Tolerancia.
Civismo y educación.
Con las cosas claras.
Que actúen en consecuencia.
Capaces de darte mandanga de la buena y llorar al mismo tiempo.
O ¿qué pasa? ¿Que los héroes no lloran?
Que disfruten con las cosas pequeñas.
Que sueñen con las grandes.
Que compartan.
Que se abran y te abran.
Hombres normales.
Porque normalidad es igual a follabilidad.
Aquí y en la República China Popular.
Con tantos defectos como nosotras.
Porque de la perfección hay que desconfiar.
Y lo de la voz ronca, hacednos caso, nos la trae al pairo.

09 Nov

Pero ¿quién es ella?

No sé cuál es su nombre, así que la llamaré simplemente “Ella”.

Ella me recuerda un poco a Brigitte Nielsen, con su cortísimo pelo rubio platino y sus pómulos arrogantes. Es atrevida. O al menos lo parece por cómo se viste. Siempre va de negro, con el mismo estilo de ropa ajustada que Sandy Olsson en el final de “Grease”, cuando conquistó a Danny Zuko enfundada en unos leggins y una camiseta que le marcaban hasta el volumen del alma. Ella nunca baja de sus zapatos de tacón infinito; es de las que pisan fuerte, de las que miran el mundo desde arriba. Siempre hacia delante. Sin vacilar. Lleva los brazos llenos de tatuajes, el escote y también el cuello; quién sabe cuántas historias contiene toda la tinta que embellece su piel en extremo bronceada. Cuántos amores. Desamores. Encuentros. Desencuentros. Principios y finales. Los labios, pintados de rojo carmín. Los ojos, melancólicos bajo una línea oscura de trazo quizá demasiado grueso; tal vez es la forma de camuflar su verdad, de preservarla. Su perfume, un aroma seductor. Ella es puro magnetismo y, por eso, lleva tantas miradas adheridas a la piel. Las de los hombres que la desean porque la imaginan fogosa en su intimidad, desinhibida; las de las mujeres que desaprueban su apariencia y su actitud, aunque secretamente la envidian. Pero nadie la conoce en realidad.

Olvidé un pequeño detalle.
Ella tiene 75 años.

18 Mar

Con dos cojones

N punto E punto es una alumna de la academia privada CTO Medicina de Barcelona. Como cada jueves, N punto E punto ha asistido a su clase de Dermatología con el profesor A punto B punto D punto, residente de dicha especialidad en el Hospital Clínico, se ha sentado en un pupitre en segunda fila y ha abierto su libreta de apuntes.

-Hoy vamos a comparar dos tipos de glándulas, y para ello, os he preparado un interesantísimo ejercicio mnemotécnico -ha dicho el profesor. Qué bien, esto promete, ha pensado N punto E punto, acusando el hartazgo de los interminables e insípidos Power Points tan habituales en su carrera. Sin embargo, algo en la presentación la ha molestado profundamente, y se ha visto en la obligación ciudadana de compartirlo a tiempo real en todas sus redes sociales.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies