12 ene

Hacienda somos todos (o casi)

Quién le iba a decir a la mismísima Cristina que empezaría el nuevo año sometida a este escrutinio, no sólo jurídico, sino especialmente público. Yo ayer la veía sentada en el banquillo de los acusados, aguantando el tipo toda cariacontecida y buenecita ella, y me venía a la memoria aquello de “Yo no sabía nada, tan sólo me limitaba a firmar lo que me decía mi marido”, más propio de la esposa solícita y dúctil de un Don Draper que de una mujer con no sé cuántas carreras y másteres, políglota, y un despacho en la última planta de La Caixa. Qué bochorno, oiga. Luego va la Fiscalía y dice que juzgar a la Borbona sería -y cito textualmente- “discriminación, ni más ni menos” y me entraron tales ganas de sacarles tarjeta roja que todavía hoy me pica horrores la mano.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR