15 jul

Sherlock Holmes y el (in)comprensible panorama político español

-Me preocupa, Watson. Le noto un tanto taciturno y eso no es propio de usted. ¿Qué le ocurre?

Watson dobló el tabloide matinal por la mitad y lo lanzó de mala gana sobre la mesa.

-Qué observador es usted, Holmes -dijo tensando una sonrisa forzada pero efímera-. Lo cierto es que no dejo de darle vueltas a todo este asunto de las elecciones.

Sherlock negó con un gesto de la cabeza, recogió el periódico y lo depositó con sumo cuidado a los pies de su ajado sillón Chesterfield de piel oscura.

-No debería torturarse de esa manera, mi querido amigo. Afortunadamente, todavía quedan enigmas más interesantes por resolver que el panorama político español.

-Lo sé, lo sé. Lo que pasa es que… -se interrumpió para ponerse de pie-. Lo que pasa es que no consigo entender qué problema tienen los españoles -añadió, mesándose la barbilla.

-¿Quiere decir, además del desempleo, la corrupción, la crisis económica y la falta de transparencia democrática? -inquirió Sherlock en tono sarcástico.

-¿Ve? ¡A eso es a lo que me refiero, Holmes! -exclamó Watson señalándolo con el dedo índice. -No parece que a los españoles les preocupen mucho todas esas contrariedades, dadas las circunstancias.

-Permítame, Watson -replicó Sherlock alzando la mano-. Hay un ligero error de precisión semántica en su afirmación que voy a tomarme la libertad de corregir ahora mismo. No es que a los que los españoles no les importen “mucho” todas esas contrariedades; es que no les importan en absoluto. -matizó.

-¿Y a usted le parece normal? -preguntó Watson volteando las palmas de las manos hacia arriba.

-Normal o no, es un hecho constatado, a juzgar por los resultados del 26J. ¿Quiere una taza de té? -Se inclinó ligeramente sobre la mesa, destapó la tetera y agitó con suavidad las dos bolsitas de Earl Grey que la señora Hudson había sumergido previamente en ella.

-¡¿Pero cómo puede usted pensar en tomar té, Holmes?! -voceó Watson. Había comenzado a caminar hacia un lado y otro de la estancia de forma prácticamente mecánica.- ¿Acaso no le perturba esta situación? ¿Acaso no le extraña?

-Lo que me extraña es que le extrañe a usted, Watson -respondió Sherlock impertérrito, mientras vertía el agua burbujeante en el interior de una de las tazas. Después se la tendió a su compañero, haciendo caso omiso de su negativa anterior. -Tome, bébaselo, ¿quiere? Las cosas suelen verse mejor acompañadas de un té. Sobre todo, si es tan delicioso como éste.

Watson puso los ojos en blanco y cogió la taza.

-Lo que usted diga -masculló.

-Deje que le haga una pregunta muy sencilla, Watson. ¿De qué se sorprende?

-¿Que de qué me sorprendo? -repitió Watson con gesto sorprendido. -Tal vez de que la sociedad española sea tan poco patriótica.

-Vaya- Sherlock frunció los labios-. Esa sí es una afirmación contundente.

-Bueno, ¿y qué espera que diga, Holmes? Sólo un pueblo que se desprecia a sí mismo es capaz de otorgar el poder, una y otra vez -remarcó abriendo los ojos con amplitud-, a una banda de delincuentes en potencia cuya máxima preocupación es asegurarse la jubilación en alguna multinacional de turno.

-No piense con el corazón, Watson. Piense con la cabeza. El español es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra. ¿Y sabe por qué?

Watson suspiró profundamente y se dejó caer sobre el sofá.

-Adelante, ilumíneme Holmes. Yo ya no sé qué demonios pensar.

-Mi querido Watson -dijo Sherlock con una sonrisa inusualmente cándida. -Reconozco que su ingenuidad me conmueve. No obstante, deje que le diga que es intolerable que alguien tan instruido como usted se sorprenda ante una evidencia de tales magnitudes.

-Haga el favor de hablar claro de una vez, Holmes. Su tendencia a la divagación me resulta importuna. -sentenció Watson con un tono que indicaba una total e inminente pérdida de la paciencia.

-¡Santo Cielo! -exclamó Sherlock incorporándose de un bote. -¿Es que no lo ve? ¿Pero de verdad se creía usted que iba a cambiar algo? ¿De verdad pensaba que unas elecciones, unas simples elecciones, bastarían para corregir a un pueblo que usted mismo califica, y con razón, de poco patriota? ¿Es que todavía no se ha dado cuenta de que ese mismo pueblo carece de la cultura democrática necesaria, porque vive instalado en el sopor al que lo han condenado los poderes fácticos?

-Pero las encuestas decían… -balbuceó Watson.

-¡Paparruchas! No me diga que no ha oído usted hablar de la “cocina”.

Watson tensó su cuerpo y en su rostro se dibujó una repentina mueca de horror.

-¿Está usted insinuando que las encuestas previas a las elecciones fueron manipuladas, Holmes? -preguntó, luego de llevarse la mano a la boca.

Sherlock encadenó unos cuantos chasquidos de lengua.

-Francamente, Watson, me decepciona usted. ¿Debo ser yo quién le recuerde que en España toda, absolutamente toda la información proveniente de cualquier medio de comunicación convencional se encuentra bajo sospecha de secuestro, tergiversación o falseamiento?

-Sí, pero, en cualquier caso, ¿al interés de quién se supone que responden unos sondeos tan alejados del resultado final? A no ser que… ¡Un momento! -El rostro se le iluminó de repente, como si una lámpara se hubiera encendido sobre su cabeza- A no ser que la intención de voto haya sido deliberadamente maquillada por los medios del establishment para movilizar a todos esos indecisos entre los que la campaña del miedo no había cuajado todavía. ¡Claaaaaro!

Sherlock esbozó una sonrisa cínica y comenzó a aplaudir con deliberada lentitud.

-¡Bravo, Watson! ¿Lo ve? No era tan difícil llegar a esa conclusión. Ahora ya lo sabe: Los españoles no tienen remedio, así que no me haga perder más tiempo con asuntos de poca relevancia. ¿Otro té?

04 may

Una conversación en la frutería

-¿A cómo va el tomate, Pepe?

-A 4, 90 el kilo, Don Francisco.

-¡¿A 4,90?! Pero bueno, ¿es que los has lavado con agua bendita o qué? ¡Me cagüen la mar, qué caros!

-Hombre, Don Francisco, que son de proximidad, de un huerto de aquí, al ladito de Mataró…

-Por mí como si son del huerto de la mismísima Moncloa, Pepe.

-¡Ay, qué gracioso es usted, Don Francisco! De ese huerto me da a mí que no salen más que manzanas podridas.

-Hombre, no te pases, Pepe, que en ese huerto, como tú dices, ha crecido el mejor presidente que ha tenido España en toda la historia de su democracia.

-¿Quién? ¿Zapatero?

-¿Zapatero? Mira, porque los tomates esos de Mataró o de dónde cojones sean son muy caros, que si no, te los tiraba ahora mismo a la cara. Anda, echa ahí un kilo, pero no me los pongas muy grandes que luego la mestressa me echa la bronca.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR