17 nov

Yo sí te creo

A ella la violaron dos veces.
La primera, cinco degenerados que se hacen llamar La Manada.
Yo preferiría llamarlos La Piara.
Porque eso es lo que son.
Cerdos.
Así, sin presunción ni paliativos que valgan.
La segunda, la justicia patriarcal esta.
Porque después de violarla a ella, violaron su intimidad.
La siguieron.
Para probar que su vida era normal.
Demasiado normal para haber sido violada.
Porque, imagínate.
Si sales a la calle.
Subes una foto a tu Facebook.
Vuelves a pintarte los labios.
O sonríes.
Seguro que fue consentido.
Que te los follaste a los cinco porque te dio la gana.
Porque eres una guarra.
Tu fama te precede.
Y eso al juez le vale como prueba.
Al juez y a las redes sociales.
Que son la inquisición del siglo XXI.
La familia de La Manada/Piara ha pedido que se preserve la identidad de los degenerados.
Por respeto, dicen.
Sí, has leído bien.
Por respeto.
El mismo respeto que no supieron enseñarles a sus hijos.
Porque para violar.
Violentar.
Agredir.
Grabarlo en vídeo.
Y después dejarte tirada.
Sin móvil para que puedas pedir ayuda.
Para que puedas recomponerte.
Jactarse en un Whatsapp.
Como si en vez de ser los mierdas que sois, fueráis los putos amos.
Para llegar a todo eso y no sentir asco de uno mismo.
Pero asco de verdad.
Tienen que haberlo hecho muy mal con vosotros.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter35Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

2 comentarios de “Yo sí te creo



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR