07 abr

Vivir (y morir) con dignidad

Hoy me ha dado por pensar en cómo sería mi vida si de repente un día tuviera un accidente y me quedara tetrapléjica.

O si en un chequeo médico rutinario me diagnosticaran Esclerosis Lateral Amiotrófica.

Son posibilidades que uno nunca contempla, o no quiere, no se atreve a contemplar.

Pero están ahí; existen bajo la forma de una insoportable amenaza.

Bajo la forma de esa sentencia lapidaria que dice Podría pasarte a ti.

Como le pasó a Ramón Sampedro.

O a José Antonio Arrabal.

He intentado imaginar mi día a día como debió de serlo el de Ramón o el de José Antonio durante mucho tiempo.

Con un horizonte que al final ya no ofrece ninguna posibilidad.

Sin nada que hacer.

Sin nada por lo que luchar.

Dependiente de.

Dependiendo para.

Y en este trágico contexto que no admite tiempos verbales en futuro, he pensado también en mi familia, sobre todo en mi marido, que cumpliría a rajatabla esa cláusula que estipula que el contrato se cumple por igual en la salud y en la enfermedad. Y al hacerlo, no he podido evitar que la pena me moje los ojos, las yemas de los dedos y hasta las aristas del corazón.

Pena por mí, claro.

Pero, sobre todo, por él.

Porque su vida se consumiría junto a la mía, entre botellas de oxígeno, tubos y palanganas.

¿Pueden un tetrapléjico o un enfermo de ELA vivir con dignidad?

Es una pregunta para la que no tengo respuesta. Por más que trato de imaginar cómo sería todo si yo estuviera en la misma situación que Ramón Sampedro o José Antonio Arrabal, no he podido, no he sabido o no he querido hacerlo.

Porque no sé si yo podría, sabría o querría vivir cuando el horizonte ya no ofrece ninguna posibilidad.

No sé si yo querría morir lentamente mientras mato lentamente a los míos.

Digo que no lo sé, pero en el fondo sí lo sé.

Como lo supo Ramón.

Como lo supo José Antonio.

 

Relacionado: Debate sobre la legalización de la eutanasia en España

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter53Share on Google+1Share on LinkedIn0Email this to someone

6 comentarios de “Vivir (y morir) con dignidad

  1. Hola!!
    Si te soy sincera yo si he pensado en ello. Porque hay veces que no nos damos cuenta del simplemente levantarnos a por un vaso de agua. A veces te despierta y te sirve para darte patadas al culo y decir: basta de hacer de “x” un desastre. Cuando se tiene todo al alcance a veces, todo, como la movilidad, o el estar sano se pasa por alto con la estúpida creencia de que nunca te pasará o que es muy poco probable. Y la verdad es que la vida no es más que una lotería. Yo si por ejemplo quedara vegetal, y respirar a mediante tubos que lo hicieran por mi. Querría la muerte pero sé que mi marido no lo haría. Conlleva un dolor a las familias y lo que tu dices un consumo que no se podría evitar. De nuevo, con tu entrada me pongo reflexiva y valoro un poco más lo que tengo aunque no estoy exenta de algunos problemas. Un saludo!! Muy buena entrada. Keren.

    • Hola Keren,

      Me alegro mucho de que este artículo te haya hecho reflexionar. Es un tema muy delicado y todas las opciones son respetables, pero yo, dado el caso, creo que, como tú, lo tendría muy claro.

      Un abrazo enorme :)

  2. Creo que, en general, el derecho a decidir de forma individual y/o conjunta sobre una determinada situación, con el fin de hallar una ‘solución’ que, además, únicamente repercute a quien o a quienes la han tomado debería ser un derecho. Creo. ¿Debería ser un derecho decidir sobre la propia vida? Supongo que… sí.

  3. Muy bueno, niña!!! Sí a la eutanasia (desde siempre) Sí a una muerte digna. Ningún jodido gobierno puede decidir sobre cómo hemos de morir y cuando. Nadie debería hacerlo… Sí a una muerte digna para descansar, dar descanso a los que nos cuidan y, en definitiva, pasar a una vida mejor…



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR