06 Ago

La esclavitud estival del cuerpo

Este verano, luce silueta por fin.

Cada vez que paso por delante de un gimnasio, un centro de estética o una tienda de productos dietéticos y veo uno de esos jodidos carteles reclamo, me entran ganas de atiborrarme a donuts. Pero por joder a los evangelizadores de la belleza, básicamente. No sé vosotras, pero yo estoy harta de que se manipule la imagen de las mujeres con pretextos tan absurdos como la salud o esa palabra tan de moda ahora, wellness, porque es mentira. La cosa no va de salud. Va de etiquetarnos, como siempre. Y no. No hay que tener curvas para ser una mujer de verdad, ni caber en una talla 34 para sentir que no le debemos nada al mundo. No se trata de eso. La auténtica feminidad no tiene nada que ver con la forma de nuestros cuerpos, por muchos siglos que nos lo lleven vendiendo así. La feminidad va de comprensión, de las redes que sólo nosotras sabemos tejer, de sororidad, de fuerza. Y los cánones estéticos de los que todas somos/hemos sido víctimas, un envoltorio bonito, pero falaz, efímero, debilitante, aprisionador. No tenemos por qué pedir perdón por el cuerpo que la naturaleza y la genética nos han otorgado. Gruesas o delgadas, qué más da si parece que siempre va a ser demasiado, que nunca va a ser suficiente. Yo sin ir más lejos, bailo entre la talla 40 y la 42. Tengo cartucheras. El culo redondo como una plaza de toros. Unos muslos que se rozan constantemente cuando camino en pantalón corto. Y ni os cuento qué tetas se me han puesto desde que soy mamá. Y qué? Acaso estoy condenada al ostracismo por ello? Acaso se creen en los gimnasios, los centros de estética o las tiendas de productos dietéticos que voy a salir de mi casa envuelta en un burka? Que me voy a negar a mí misma el placer de sentir en mi piel las olas del mar este y todos los veranos que tengo por delante? Luce silueta una mierda. Yo no quiero lucir silueta. Quiero vivir la vida sin complejos que para eso es de un solo uso. En verano y en invierno.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

5 comentarios de “La esclavitud estival del cuerpo

  1. Digamos que, en la sociedad actual, el cuerpo es el escaparate de la estética. Parece que lo emocional e intelectual importa menos, lo realmente importante es lucir cuerpo, en verano más, ya que el atavío permite mostrar mejor las formas y hacerle ver a los demás la perfección corporal. Para mí sigue siendo una forma de llamar la atención y de salir del aislamiento personal en que vive el ser. Lo de ser esclavismo veraniego no es exclusivo de mujeres, los hombres también…

    • Sí, los hombres cada vez viven más esclavizados. Nosotras tenemos que ser súper modelos y vosotros súper héroes. Es increíble.

  2. La publicidad nos ha vendido el cuento. Lo llevamos debajo del burka. Sí, nosotras también, mal que nos pese. Pero si hurgamos un poco más y nos despojamos de los disfraces descubrimos lo fácil que es sentirnos, y querernos bien queridas, sin tapujos ni máscaras.

Tu email no se mostrará



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies