11 may

Imbecilidad culinaria

“Los chefs deberíamos cobrar derechos de autor por cada plato que diseñamos”. Es la última estupidez que ha salido de la boca de uno de estos cocineros de la nueva ola que tanto han proliferado en nuestro país en los últimos tiempos. Me estoy refiriendo, naturalmente, a los conocidos como “chefs mediáticos”, o lo que es lo mismo, los que se pasan más tiempo bajo los focos de un plató de televisión que entre fogones. O los que nos deleitan -nótese la ironía- cada 23 de abril con un nuevo libro de cocina, ya sea alta, rápida o para torpes, porque el caso es estar ahí, entre Javier Cercas y Lorenzo Silva. Sí, los mismos que se erigen en jueces y verdugos de un concepto tan puramente subjetivo como es el gusto y sobre el que nadie -ni siquiera un tío al que otro tío ha colocado en una cosa llamada Guía Michelin- tiene la verdad absoluta.

Leer más

29 mar

De mantillas y servicios públicos

El otro día, y al hilo de la pregunta que flotaba en todas las tertulias televisivas de si la misa es o no es un servicio público, se me ocurrió escribir esto en Twitter:

“Si en este país habláramos más de ciencia y menos de fe, tal vez las cosas nos irían mejor”.

Los trolls del puro y la mantilla no tardaron en hacerse oír. Que a la fe se la respeta, repetían como una letanía los más educados. Los menos, de roja de mierda para arriba me pusieron, aunque a una, que ya tiene carrerilla en esto de las redes sociales, se la refanflinfa igual que ciertas cuestiones de estado a algún político de por ahí.

Leer más

25 ago

‘No’ es ‘no’

Cuando me enteré de que los presuntos -y digo “presuntos” como una cortesía al derecho penal nada más- violadores de San Fermín habían estado alardeando de su hazaña en un grupito de Whatsapp, no pude reprimir el instinto de opinar en público. Ese instinto, que con el único género que tenía algo que ver era con el humano, nació de mis tripas y brotó con fuerza hacia arriba, en dirección a mi garganta, hasta que salió disparado en forma de bilis. Así que me conecté a Facebook y, con los dedos llenos de rabia, escribí: “¿Y qué, machotes, cuando estéis en la cárcel y un puñado de convictos chungos os pongan en fila y os rompan el culo en seco, también se lo vais a contar a vuestros amiguetes de La Manada?”. Un análisis un pelín primario, ya lo sé. Pero, ¿qué otra cosa, sino escupir mi deseo de que les pagaran con la misma moneda a esos despreciables engendros medievales, podía hacer? Al fin y al cabo, es lo normal en situaciones como esta.

Leer más

23 jul

Messi, panem et circenses

Vaya, vaya. Así que la Fiscalía declara a Messi culpable de defraudar más de 4 millones de euros a la Hacienda Pública durante los ejercicios de 2007, 2008 y 2009, y al Barça no se le ocurre  idea más delirante que pedir a la afición que se solidarice con el jugador. Cuando creíamos que ya lo habíamos visto todo en el país de la picaresca, resulta que el defraudador no sólo se va de rositas con una pena de cárcel de risa y que por supuesto no cumplirá, sino que encima, parece que hay que darle un premio de consolación, al pobrecico.

Claro. Es que es Messi. Y Messi somos todos.

Leer más

11 may

Una charla con Fernando Berlín

Al principio me costó reconocerlo. Estaba tan acostumbrada a sus eternas monturas negras de pasta y a ese estilo sobrio de vestir que suele llevar en televisión, que no caí en la cuenta de que era él hasta que un revelador rayo de sol iluminó su espesa cabellera castaña. De forma casi premonitoria, despegó la vista del ejemplar de El País que estaba leyendo, dirigió sus ojos marrones hacia mí y una amplia sonrisa se dibujó en su boca.

-¿Y esas gafas? -pregunté acercándome a él.

-¿No te gustan?

-Mmm… -fruncí los labios calibrando la respuesta- No están mal; el rojo te sienta bien.

-Anda, tardona -dijo con cariño. -Siéntate.

-Lo siento -me excusé-. El tráfico; ya sabes.

Era sábado. Los fines de semana no había programa, y a no ser que alguna bomba informativa de ultimísima hora requiriese de su imperativa presencia en una u otra tertulia televisiva, a Fernando le gustaba coger el Ave de vez en cuando y venirse a pasar la mañana a Barcelona. Solíamos sentarnos en la céntrica y por lo general soleada terraza de la cafetería Sherwood, en Plaza de Sants, desde la que nos entusiasmábamos arreglando el mundo como dos chiquillos llenos de ilusiones.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR