04 may

Una conversación en la frutería

-¿A cómo va el tomate, Pepe?

-A 4, 90 el kilo, Don Francisco.

-¡¿A 4,90?! Pero bueno, ¿es que los has lavado con agua bendita o qué? ¡Me cagüen la mar, qué caros!

-Hombre, Don Francisco, que son de proximidad, de un huerto de aquí, al ladito de Mataró…

-Por mí como si son del huerto de la mismísima Moncloa, Pepe.

-¡Ay, qué gracioso es usted, Don Francisco! De ese huerto me da a mí que no salen más que manzanas podridas.

-Hombre, no te pases, Pepe, que en ese huerto, como tú dices, ha crecido el mejor presidente que ha tenido España en toda la historia de su democracia.

-¿Quién? ¿Zapatero?

-¿Zapatero? Mira, porque los tomates esos de Mataró o de dónde cojones sean son muy caros, que si no, te los tiraba ahora mismo a la cara. Anda, echa ahí un kilo, pero no me los pongas muy grandes que luego la mestressa me echa la bronca.

-A mandar, Don Francisco. Pero entonces, dígame una cosa. ¿No se estará usted refiriendo a Rajoy, verdad?

-Coño, Pepe, lo dices con un tono que… Ni que Rajoy hubiera sido un mal presidente.

-No fastidie, Don Francisco, que Rajoy ha llevado al país a la ruina.

-De eso nada, Pepe. Que quien dejó las arcas medio vacías fueron los anteriores, tus amiguitos los sociatas. ¿O me vas a decir que ZP no era un derrochador?

-Pues hombre, Don Francisco, no digo que Zapatero lo hiciese todo perfecto, pero yo creo que el hombre, por lo menos, buenas intenciones tenía. Lo que pasa es que se rodeó de asesores malos y de ministros aún peores.

-Sí, de esos que decían que le iban a enseñar economía en dos tardes y así nos ha ido. Anda, ponme unos pocos limones. Pero que sean bien jugositos, ¿eh?, que son para el zumo ese que me hace mi mujer todas las mañanas, que dice que va bien para limpiar los riñones o no sé qué.

-En seguida, Don Francisco. De todas formas, yo soy de los que opina que el agujero empezó mucho antes, con la corrupción urbanística del gobierno de Aznar.

-¡Shhh! A José María no me lo toques, ¿eh?! No me lo toques, que me voy ahora mismo a comprarle la fruta a la Paquita y no me ves más el pelo por aquí. Ése. Ése sí que ha sido un estadista como la copa de un pino. Un tío que puso a España a la altura económica de Francia y Alemania, fíjate lo que te digo. Y si quieres que hablemos de corrupción, mejor nos remontamos al felipismo, ¿eh, chaval? Porque… ¡Vaya tela lo que llegó a robar toda esa gentuza!

-Prefiero mirar al futuro, Don Francisco. Robar han robado todos, eso es indiscutible.

-Sí, pero unos más que otros, que quede claro.

-En eso lleva usted razón, Don Francisco. El PP ha robado más, porque entre la trama Gürtel, la Púnica, la operación Taula, los sobres de Bárcenas, Bankia y el caso Noos, han desplumado a media España.

-Pero vamos a ver, muchacho. ¿Tú sabes cuánta pasta ha trincado el PSOE entre lo de los cursos de formación fraudulentos y los ERE de Andalucía? ¡Más de 3 mil millones! ¿Sabes lo que significa eso, Pepe? Que el ranking de corrupción política lo encabeza tu querido partido socialista.

-Vale. Usted está mejor informado que yo. Pero no sé porqué se empeña en llamarme socialista, Don Francisco, si yo no voté al PSOE en las últimas elecciones.

-No me fastidies que votaste al de la coleta…

-Sí, pero…

-¡Ay! ¡Ay qué disgusto más grande, Pepe! Yo que te tenía por un chaval inteligente. ¿Pero cómo se te ocurre votar a esos comunistas, hijo mío de mi vida?

-Hombre, tanto como comunistas…

-¡Ésos sí que van a llevarnos a la ruina, pero de verdad! Anda, échame un par de cabezas de ajos de esos buenos de Las Pedroñeras que tienes por ahí, va.

-Marchando. Lo que intentaba decirle, Don Francisco, es que voté a Podemos en las elecciones de diciembre, pero no tengo muy claro que vuelva a hacerlo en las de junio.

-Normal. Con la de mierda que les han sacado en la prensa… Haces bien.

-¿Mierda, dice usted?

-Sí, hombre. ¡Que los ha financiado Venezuela! ¡Que el coletas ese no es más que un populista que le dice a la gente lo que quiere oír! ¡Un dictador que quita y pone de las listas a dedo, según le convenga! Y luego, entre lo de Monedero, lo de Errejón y lo del hermano de la novia del coletas… pues se ve claramente que ellos están hechos de la misma pasta que aquellos a los que tanto critican.

-A ver, a ver, a ver. Para empezar, no diga usted pasta; mejor diga casta. Lo de Venezuela lo ha archivado el juez, Don Francisco. Monedero ya dimitió por su desliz, no como algún diputado del PP que está imputado por asuntos turbios pero sigue sentando en su escaño, como si con él no fuera la cosa. Lo de Errejón me parece una bobada que a la prensa esa que lee usted le ha venido como agua de mayo para malmeter, por miedo más que otra cosa. Y, sí, puede que Pablo Iglesias peque en exceso de populismo, pero es que la gente lo que necesita ahora no son políticos que se esconden tras un plasma y que apoyan a corruptos. Lo que la gente necesita es que le digan cómo la van a sacar de esta maldita crisis, Don Francisco.

-Sí, pues ya me dirás cómo piensa hacerlo el de la coleta. ¿Prometiendo darle a los ciudadanos una renta básica universal cuando no hay ni una perra gorda en las arcas públicas? ¡Eso es engañar! Así que no vayan por ahí vendiendo la moto de lo honrados que son. Espérate a que se suban al carro del poder; verás como les empiezan a salir manzanas podridas como churros a ellos también.

-Pero…

-Ni pero ni pera. Bueno, pera sí. De la Conference, un kilito.

-Voy.

-¿Tú te acuerdas de cuáles fueron las líneas rojas que marcó Podemos cuando sacaron esa burrada de votos en diciembre? ¡La mierda del referéndum de independencia! ¿A ti te parece eso normal, Pepe? ¿Que un partido que lleva toda la campaña hablando de emergencia social se ponga a hacer el paripé con el derecho a la autodeterminación sólo porque en Cataluña había sido la fuerza más votada? ¡Venga ya, hombre!

-Coño, Don Francisco, por eso le digo que no creo que vaya a volver a votar a Podemos en las próximas. No me da la gana. Me he sentido estafado. Yo creía en ellos y se han pasado la post-campaña electoral mareando la perdiz con el pacto a la valenciana. ¡Pero cómo se les ha podido pasar por la cabeza si quiera pactar con el PSOE de Pedro Sánchez!

-Ni pacto a la valenciana, ni pollas en vinagre, Pepe. La única solución para sacar a España de la crisis y no abocarla directamente a la debacle de las izquierdas es una coalición entre el PP, el PSOE y Ciudadanos, que son los únicos partidos que pueden garantizar la estabilidad económica del país.

-¿Ciudadanos? Con la tirria que le tengo yo a ese impresentable de Rivera…

-Pues no entiendo porqué, Pepe. Porque es un chaval muy sensato con ideas muy modernas.

-Un neoliberal es lo que es, Don Francisco. ¡Y que Sánchez se haya atrevido a pactar con él! Es que manda huevos, hablando claro y mal.

-Para que veas, que los sociatas, de izquierda obrera, poco. Pero de todas maneras, Pepe, al menos ellos sí hicieron un esfuerzo para formar un gobierno, no como el coletas de las narices. ¡Ése sí que es un chulo y un impresentable!

-Pero Don Francisco, ¡si Pablo Iglesias hasta renunció y todo!

-Bah. Postureo. Estrategia. También pidió la vicepresidencia y no sé cuántos ministerios más. Renuncia a lo que no tiene, ¿sabes? Cómo no es listo el tío ni nada… El Ministerio del Tiempo, le iba a dar yo a ése. Ya tendríamos que tener gobierno, hombre, por Dios. Que la broma de repetir las elecciones nos va a costar un ojo de la cara y mientras unos y otros juegan  a ver quién la tiene más gorda,  Europa empieza ya a mirarnos con lupa.

-Lo dice usted porque no cumplimos con el déficit que prometió Rajoy, ¿no?

-Anda, anda. Dime cuánto te debo y dejemos ya la política.

 

Entrada relacionada: Una conversación en la pescadería

Share on Facebook104Tweet about this on Twitter210Share on Google+5Share on LinkedIn4Email this to someone

21 comentarios de “Una conversación en la frutería

  1. ¿Se nota que estamos en campaña? La fruta da para mucho. ¡Bravo, Carmen! un repaso de todos para que no olvidemos que son y que merecen. Basta ya de tanta gilipollez y que gobiernen pensando en el frutero y el pensionista que va a comprar. FELICIDADES

  2. Me he reído un montón, aunque no comparto el trasfondo. Me dan miedo los caudillos (lease Rajoy o Don Pablo). Yo quiero que se presente a presidente el frutero, de ese me fío.
    Excelente relato.

    • Pues muchas gracias Don Gonzalo!! A mí tampoco me gustan los caudillos, ni los ciudadanos sectarios. Cuando hay que sacar el látigo, se saca; no importe hacia dónde se azote. Me alegro de haberte hecho reír.

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. Aun a saiendas de que es ficción y de que estas cosas pasan, hoy no me ha gustado.
    Muchos tópicos, demasiada contribución al hooliganismo y al analfabetismo cultural que nos ha llevado dónde estamos.
    Ya digo que se que estos personajes se dan pero no creo que sean tan habituales.
    Me dan mucho más miedo los que se han tragado eso de que Podemos es como la Rusia de Stalin y los que, yendo de progres por la vida, creen que el PSOE aun siendo descafeinado es mejor que la ruptura.
    No se. Igual es que hoy no tengo buen día, pero por ahí no paso.

    Salud

    • Nada, Cele, tu crítica es más que aceptada y bien recibida. Yo lo quería expresar es que los ciudadanos construimos nuestra forma de pensar en política en base a los tópicos, y ¿de dónde salen esos tópicos? De los medios, obviamente. Hay ciudadanos desencantados con Podemos, otros que se los toman muy en serio, y lo mismo ocurre con los demás partidos. En la post-campaña ningún partido ha sabido gestionar bien el tema, a mi juicio. Y los ciudadanos, y haberlos haylos, argumentan con pasión, pero repitiendo lo que oyen por activa y por pasiva en ciertas tertulias y ciertos periódicos de tendencia muy clara.

      Salud compi!

  5. ¡Gracias Carmen!, amén de haberme partido de risa, detalle que agradezco con ganas y vuestra increíble forma plasmar la realidad tal y como es en las calles, tengo que decir que… ¡Lo bordaste!, ¡así es!, esa es la indignación que se respira en todos los sitios, el tópico que típico es, ¡sí!, el de prometer hasta meter y después de haber metido, anda y que te den.
    Has sabido captar y retratar la desolación de este país y los miedos y temores que realmente existen en los cimientos de la sociedad, con un diálogo que describe la necesidad de entender de los humanos que habitamos estas tierras. Si alguien se ofende leyendo este artículo, es que no le interesa ver lo que hay detrás de la puerta, ¡te lo digo yo! ¡Enhorabuena!

    • Muchísimas gracias, don Fer, ya sabía yo a que a usted le iba a gustar que me mostrara más neutral. Ojo. Yo ni soy el cliente ni soy el frutero, que tengo mi propia forma de ver las cosas, pero sí que he palpado en la calle una mezcla de desánimo con tímida confianza en un lado, y una fe ciega en el otro. Y hasta el desencanto. Mires a donde mires.

  6. Plasmaste a mi tío (y no es precisamente el frutero), es un currante de “toa la vida” que se pasó a la derecha cuando ZP (casi a la vez) y aún sigue en sus trece, Rajoy es el mejor presidente de todos los tiempos… ni que decir tiene que solo discutí una vez con mi tío, después me dejó de hablar. Ja,ja,ja,ja,ja,ja. Asco de currantes o desempleados votando a la derecha… que no los aguanto! Buen post Carmen, lograste que sacara toda la bilis a los dos minutos de empezar a leer el post. Un abrazo.

    • Oye Frank, gracias pero… ¿Eso de sacar toda la bilis será bueno? ;D
      Tú y yo que somos catalanes, sabemos que aquí hay muchas zonas del extrarradio donde C’s ha arrasado. Yo tampoco entiendo al obrero que vota a la derecha. Seamos un poco consecuentes en esta vida, joder.

  7. Leerte ha sido como sumergirme en un caleidoscopio cacofónico de múltiples conversaciones pretéritas. Son estos, entre otros, unos cuantos de los tópicos manidos y aspavientos televisivos que vertebran el discurso de las dialécticas, tan empequeñecidas en lo fundamental como sobredimensionadas en su valoración subjetiva, de maniquíes respetables hasta que abren sus bocazas pestilentes y brotan las catervas de excrementos que aceptaron como Palabra de Dios.

    Me hiciste sonreír, ¡grasias!

    • Supongo que habrá sido una sonrisa de soslayo de esas tuyas, tan sarcásticas y últimamente británicas, acompañada de una negación con un gesto de la cabeza y un sonoro resoplido. Sí, amigo Vince, conversaciones que son ecos, voceros de esa correa de transmisión del dogma de los poderes fácticos que son los medios. Conversaciones que se dan en la vida diaria, al fin y al cabo. Pero te aseguro que escucharlas y transmitirlas es un fantástico ejercicio sociológico.

  8. Una bonita, divertida y muy bien narrada historia cotidiana con telón de fondo político, como no podía ser de otra forma, según los tiempos que corren. Lo menos importante son los personajes protagonistas del relato, uno de derechas y otro de izquierdas y eso a pesar de que nos vendan, dependiendo de la TV que sea, ser de un extremo o del otro. Lo que sí destaco encarecidamente es el tono humorístico y sarcástico que confieres a algo tan cotidiano como un encuentro en la frutería entre frutero y cliente, uno a la derecha y otro a la izquierda en ideología política. A mi juicio, conduces a ambos personajes a la idiotez más extrema dentro de la simplicidad de cada uno, en una costumbre tan sencilla como es la de ir a comprar fruta a tu frutero de toda la vida y entablar con él, como de costumbre, una conversación de idiotas; en este caso, política. Me gustan las secuencias de lo cotidiano enfocadas con humor y sarcasmo, sin decantarme necesariamente por los de izquierdas o derechas (el que me conoce sabe hacia qué lado me inclino) El humor y sarcasmo son importantes sin necesidad de defender ideologías. El humor nos hace mejores y nos da vida.

    • Pues sí, como siempre has dado en el clavo, querido hermano. Te agradezco el análisis, que no podía ser más certero y tus halagos al texto. El tema iba de eso. No de izquierda sí o derecha no. El tema iba de retratar el sentir de la sociedad en lo referente a la política en algo tan cotidiano como una conversación entre un frutero y su cliente.

  9. Un buen texto, Carmen.

    Creo que es bastante fiel a lo que se ve hoy en día en cualquier frutería, pescadería, carnicería, reunión familiar, evento social… Lo que más interesante me parece del texto es como estos dos señores ficticios reproducen casi literalmente toda la trama argumental clásica que se oye en tertulias, prensa y que repiten unos partidos contra otros, haciendo del elector medio un vulgar títere más que una persona con opinión formada.

    Lo que en esta escena acontece es el reflejo del fracaso de la clase política, periodística y social desde un punto de vista alentador, aunque imagino que el que maneja las cuerdas estará bien contento.

    Sobre la parte escrita, decirte que está muy suelto el diálogo y se hace bastante ameno de leer, aunque decirte que dónde cojones ha de acentuarse.

    Un placer. Nos leemos!

    • Muchas gracias Rafa, me hace mucha ilusión volverte a ver por aquí y sobre todo que te haya gustado el texto (por cierto, he corregido el error, te agradezco mucho que me hayas avisado). La idea era justamente la que tú has interpretado: reproducir los argumentos que los medios nos inoculan en base a su agenda setting. Y, en efecto, debía ser de lectura ligera dada su naturaleza costumbrista.

      Nos leemos!

  10. Más fruterias y menos ministerios… al menos en la fruteria se ha debatido,a dos… pero se ha hecho. No ha habído mitín a la Venezolana, no ha habído plasma. Si fuera así de verdad… ains… bueno y si se dieran un par de hostias de vez en cuando, la gente estaría más enganchada a la política. 😉

    Hoy me estreno en tu blog, al Feedly del tiron!

  11. Muchas gracias Dani. Espero verte más a menudo por aquí :) Aquí caben todas las voces y opiniones varias, como ya has comprobado. Saludos!



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR