13 ene

Un bebé en el Congreso

Las redes están que arden desde esta mañana porque  Carolina Bescansa se ha presentado a la sesión de constitución de las cortes con su bebé recién nacido en los brazos. A mí, que las redes digan lo que les venga en gana, que por algo las opiniones son libres y el ciberespacio ilimitado. Lo que me molestan son los grupúsculos de conservadurismo, ya sea en el fondo como en las formas, que ven una teta y se escandalizan -supongo que a ellos o ellas los debieron alimentar con gachas en su más tierna infancia y de ahí el rencor-, y que ya se han apresurado a poner el grito en el cielo, micrófono mediante, escudándose en la excusa del “hay que dar ejemplo”. ¿Qué clase de ejemplo le estamos dando a las mujeres que no tienen la oportunidad de llevarse a sus hijos al trabajo?, le he escuchado decir a una señora con bastante experiencia en esto de la política.

Bueno, señoría, yo podría contestar a su pregunta con otra pregunta. ¿Y qué clase de ejemplo nos dio alguien como Soraya Sáenz de Santamaría, que tan sólo diez días después de dar a luz ya se había reincorporado a sus funciones? Como si el período de maternidad más temprana se tuviera que dirimir exclusivamente entre su reducción exclusiva al ámbito de lo doméstico o su práctica anulación. En cualquier caso, lo de Soraya es una excepción, básicamente porque la inmensa mayoría de mujeres que son madres, ni son directivas, ni empresarias, ni gozan de un alto cargo en los menesteres de la vida pública, por lo que acostumbran a agotar las dieciséis semanas de baja maternal.

Singularidades aparte, esta absurda polémica sólo hace que demostrar que seguimos siendo un país que no está preparado para la conciliación. Es cierto que hay muchas mujeres que no tienen la opción de llevar a sus hijos a la guardería, pero para eso existen cosas tan modernas -y tan denostadas por los sectores más neoliberales de los estamentos de poder- como el teletrabajo o las ayudas sociales. Porque si no qué, ¿obligamos a las mujeres a dejar su trabajo para que puedan cuidar de sus hijos? ¡Que estamos en el siglo XXI, señoría!

Personalmente me parece magnífico que Carolina Bescansa se haya llevado a su bebé al hemiciclo con ella, algo que, por cierto, ya han hecho antes otras parlamentarias en el mundo, que no sé a qué viene tanto alboroto. Sí, podría haberlo dejado en la guardería del Congreso, pero ha optado por no hacerlo y de paso, solidarizarse con todas esas mujeres que no lo tienen tan fácil. Pero especialmente me gusta el mensaje de naturalización de la maternidad dentro del ámbito laboral que subyace en su decisión. Me pregunto si estaríamos hablando de todo esto si hubiera sido un diputado el que hubiera llevado a su bebé al Congreso.

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn10Email this to someone

7 comentarios de “Un bebé en el Congreso

  1. “Chapeau”. Clara y concisa! Me encanta como escribes.y tu reflexión sobre el revuelo armado. Me indigna leer por las redes sociales que es una estrategia de política… Por favor es un bebe con su madre. No lo veo tan descabellado. Ojalá gozasemos de ciertas facilidades para ser madres en activo en cuanto al terreno laboral se refiere. Enhorabuena por el blog! Un abrazo!

    • ¡Muchísimas gracias por tus palabras, Irene! Me alegro de que te guste el blog :)
      Estoy de acuerdo contigo en que esto no tiene nada de estrategia política, como tú bien dices, sólo es un bebé con su madre. Son ganas de buscarle los tres pies al gato.

  2. Hola Carmen, no estoy muy de acuerdo contigo, creo que una mujer que tiene un bebé muy pequeño no tiene que estar en un lugar de trabajo y ojo no es porque la gente se escandaliza por ver una teta o por chorradas machistas, es simplemente porque un bebé necesita de muchas atención y los padres (no solo la mujer) tienen que estar concentrado y dedicado solo para el …. si quiere ser solidar con otras mujeres que no pueden pagar una guardería, pues hay muchas más maneras de hacerlo.
    Sorry for my Spanish,
    Cheers

    • Hola Dom,

      Gracias por tu comentario y no te preocupes, tu español es perfecto 😉
      Entiendo lo que dices y estoy de acuerdo contigo en que la maternidad, y por supuesto la paternidad, es un trabajo full time que requiero tiempo y dedicación. Lo que ocurre es que este caso, la mamá en cuestión es una diputada del Congreso y si se ha llevado a su hijo al trabajo es para reivindicar la necesidad de incrementar las políticas de conciliación. Me parece un acto reivindicativo muy loable.
      Espero haberte convencido y si no, pues nada 😛

  3. Ojalá hubieran mas Carolinas Bescansa en este mundo en que la conciliación es solo una bonita palabra. Me parece genial que haya ido al Congreso con su hijo. Esta mujer ayer nos representó a muchas de nosotras con un gesto tan “ínfimo”. Olé sus ovarios!!!
    #todassomoscarolinabescansa

    • Claro que sí, Carol. Suscribo todas y cada una de tus palabras. Si en vez de preocuparnos por buscar polémicas donde no las hay intentáramos empatizar con las mujeres que son madres y profesionales como ha hecho ella, nos iría un poquito mejor.

  4. Pingback: Un bebé en el Congreso



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR