08 feb

No es país para titiriteros

Uno escucha el relato de lo acaecido en boca de la presentadora de las noticias y podría llegar a creer que Inda y Marhuenda se han pasado al séptimo arte y le han vendido un guión a Atresmedia.

No es país para titiriteros- Ficha técnica

Sinopsis: Alfonso y Raúl son dos jóvenes titiriteros que malviven representando espectáculos de poca monta para niños en las calles de Madrid. Un día, durante los actos populares de celebración del Carnaval, los titiriteros, que habían sido contratados por el Consistorio de Carmena, son detenidos por la Guardia Civil mientras representan la obra satírica “La bruja y don Cristóbal”, y encarcelados bajo los cargos de enaltecimiento del terrorismo y apología de la violencia.

Clasificación: Película no apta para menores de 18 años, celíacos o socios del Real Club Legionarios de Cristo.

Reparto: Alberto Sanjuán y Willy Toledo, como Alfonso y Raúl; Mario Casas, como Guardia Civil; Antonio Resines, como Sargento de la Guardia Civil.

Una producción de Atresmedia en colaboración con La Caverna Productions. Con el apoyo incondicional del Ministerio de Cultura del Gobierno de España.

Pero no. Aunque la historia tenga todos los ingredientes necesarios para convertirse en la españolada más taquillera del año (tiros, cates, tricornios, los pectorales de Casas, y los chistes casposos de Resines), para mi sorpresa, ha ocurrido de verdad.

Reconozco que cuando me enteré de la noticia, reaccioné con bastante desidia. Hay ciertos medios de comunicación de fiabilidad, digamos, distraída, con antecedentes tan reiterados en la insana costumbre de relacionar sea como sea la izquierda con ETA, que un desganado ‘Ajá, sí, claro’ fue el único juicio que pude emitir. Sin embargo, tres días después de su detención, esos dos chavales siguen en prisión incomunicada y sin fianza, acusados de un delito gravísimo -que en este país se toma muy a la ligera, a pesar de todos los estragos que ha causado históricamente, dicho sea de paso-, por lo que del desinterés inicial he acabado pasando a la incredulidad, y de la incredulidad a la indignación. Y así, después de comprobar que efectivamente no había viajado en el tiempo a la época de la inquisición sin haberme enterado -qué alivio no ver a Torquemada en Twitter, oye- , me he hecho la siguiente pregunta: ¿De modo que el principal motivo que sustenta la acusación es que una de las marionetas de la obra sostenía una pancarta que rezaba ‘Gora Alka-Eta’? Intolerable. O lo que es lo mismo, pero traducido al español: ¡Manda huevos! Porque vamos a ver, muy versada en cuestiones jurídicas no seré, pero tampoco hace falta un máster para ver que la prueba está más cogida con pinzas que los pómulos de Sara Montiel. Es que entonces, por esa regla de tres, habría también que empapelar a Dani Rovira por haber incitado a la Kale Borroka en Ocho apellidos vascos. ¿Cómo era la consigna? Ah sí, ya me acuerdo. Euskadi tiene un color especial.

También hay quien se ha llevado las manos a la cabeza porque el contenido de la obra era altamente violento y lesivo para los niños. O eso dicen. Aunque me da a mí en el morro que a muchos de los papás y mamás que han puesto el grito en el cielo lo que en realidad les ha escandalizado es el contenido claramente político y con voluntad de denuncia de la obra. ¿O sino cómo se explica que los críos estén pelaos de ver series que ensalzan la violencia y favorecen la reproducción de patrones discriminatorios sin que le demos tanta importancia al asunto? La verdad, no me imagino yo a ninguno de estos conciudadanos cabreados llamando a la puerta del magistrado para que enchirone a Bob Esponja en Soto del Real. Y mira que si nos pusiéramos puristas, no se salvaba ni Candy Candy.

Pero volviendo al tema que nos concierne, yo más bien matizaría que el espectáculo era inadecuado básicamente por ser inasequible para un niño.  Ahí debo reconocer que el Ayuntamiento de Madrid patinó por desconocimiento o por dejadez, y la compañía se ha pasado de transgresora. Ojo. Que yo veo el espectáculo y lo más probable es que me parta el culo de la risa y además, reflexione. ¿Pero qué narices va a saber un crío de 7 años sobre la caza de brujas? ¿Cómo va a juzgar si la policía instrumentaliza o no pruebas contra el movimiento libertario, si ni siquiera entiende lo que es eso? Seamos serios, hombre.

De todas formas, y por si alguien todavía no se ha enterado, la obra no iba de la ETA.  Y por ironías de la vida, la polémica pancarta de ‘Gora Alka-ETA’ (¡Oh, sorpresa! Un juego de palabras entre Al Qaeda y ETA) no era más que el hilo conductor de la trama: Una marioneta que representaba a un policía se la colgaba a la protagonista de la historia para poder acusarla de terrorismo y así llevarla ante el juez. Qué, ¿os suena, verdad? Y todo esto, aderezado con el mismo tono satírico que históricamente ha caracterizado al teatro clásicos de marionetas. Sí, históricamente. A ver si venimos más leídos y viajados, que Polichinela y Cachiporra no han nacido en ninguna asamblea de Podemos, cojones.

A mi entender, lo grave del caso no es ni el contenido ni el tono de la obra. Lo verdaderamente preocupante es la desmesurada contundencia con la que ha actuado el juez en este caso. Porque hasta donde yo sé, la sátira no es un delito en este país -y si lo fuera, estoy segura de que muchos seríamos delincuentes confesos-. No señores, en un país donde se dicta una ley mordaza; donde algunos nostálgicos se empeñan en capar nuestra tan peleada libertad de expresión; donde se señala y se encarcela a los cómicos como en la época más gloriosa del franquismo, mientras los corruptos, los vagos y los maleantes, y hasta los pederastas -¡Pardiez, los pederastas!- campan por la calle a sus anchas, la sátira no podrá ser jamás vista como un delito por los demócratas. Porque la sátira es una enmienda a las disfunciones de esta sociedad nuestra. Y los titiriteros, los cómicos, los humoristas, los artistas, los escritores, los articulistas, y los dibujantes, el tan necesario dedo acusador.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn7Email this to someone

14 comentarios de “No es país para titiriteros

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: No es país para titiriteros

  3. Genial entrada!! La verdad que me pica la curiosidad por ver la polémica obra de títeres… Estoy convencido que yo también me partiría el culo 😀

    • Gracias por tu comentario, Salva!! Claro, a ojos de los adultos seguro que la sátira está bien clara. El problema es que los niños no lo pueden entender. Pero de ahí a hablar de delito… no sé yo.

  4. Entiendo tu cabreo que hago mio. Esos hijos de mala madre que han titulado que unos “Titiriteros despliegan una pancarta diciendo Viva ETA” no van a rectificar. Los que llamaron a la policía, estoy casi seguro que ni estaban vierndo la obra, ni sabían cual era el argumento.
    Definitivamente este es un país para idiotas.

    Salud, amiga y Enhorabuena de nuevo

    • Totalmente de acuerdo contigo Celemín. Por desgracia la doctrina del miedo lleva demasiados años calando muy fuerte en la sociedad de este país y por eso pasan cosas como esta, a mi juicio totalmente descontextualizadas y con mucha mala leche.

      Gracias por pasarte!

  5. Jo también me he quedado de piedra,… y si comparamos con lo que ha saltado a las noticias estos días del pederasta de los maristas, que además es pederasta confeso,.. y que está en libertad,… apaga y vámonos. Por supuesto, es mucho mas peligrosa una compañía de titiriteros satíricos que un pederasta,…
    Així aném…..

    • Sí, Neus, lo del pederasta de los Maristas tiene miga, por no decir otra cosa peor. Como si eso no fuera lo verdaderamente peligroso, como si esta gentuza del clero que lleva siglos abusando impunemente de los niños no fueran los verdaderos demonios. En fin, que me enciendo otra vez. Merci pel comentari!

  6. Hija de guardia civil y a mi pesar, he vivido en primera persona el terrorismo.Aún así…no alcanzo a comprender que esto esté ocurriendo,por una simple obra de títeres.Vivo en un pueblo cerca de Donostia, donde todos o la gran mayoría son abertzales y también puedo decir,que pese a ese fatídico día vivido… a mi mesa se ha sentado el hijo d un etarra.Por tanto no entenderé jamás que en este “puto país” siempre intenten darle la vuelta a todo.La sátira y sarcasmo,puede gustar o no gustar. Está claro que con lo ocurrido, LORCA estaría hoy en día condenado a pena d muerte.

    • Muchas gracias por compartir tu experiencia, Sandra. Imagínate que a Lorca ya lo fusilaron una vez, así que no me extrañaría que se lo volviesen a quitar de en medio, como tú bien dices. Yo también en Gipuzkoa, concretamente en Zarautz, y conozco a algunas personas que por desgracia han vivido el terrorismo en primera persona. Sin embargo, lo que más me sorprende y me llena de esperanza es la predisposición al diálogo y al perdón y las pocas ganas de ser etiquetadas de por vida como víctimas que tienen muchas de estas personas. Al final llega uno a concluir que hay quien gusta de instrumentalizar las desgracias.

      Gero arte!

  7. Has plasmado con maestría lo que muchos pensamos. Tienen tanto miedo a que le quiten el liderazgo que han amasado durante años, que están deseando pillar cualquier falta, por muy sutil que sea, para hacer apología del miedo y convertirlo en una amenaza. Tanto que a mí incluso hay veces que me han hecho dudar de las intenciones de los nuevos partidos. Manipulan todo lo que pueden y más. Es una gran pena, la situación que vivimos, en la que los que no tenemos nada somos unos pobres diablos que nos enchironan a las primeras de cambio y los que corrompen la política, llevándose el dinero de todos, se amparen en aforamientos y otra serie de privilegios, para que no les roce ni el aire…

    • Bienvenida Raquel, y muchas gracias por dejar tu opinión. En efecto, pienso igual que tú que todo esto no es más que el resultado del miedo que se ha instalado en la clase política dominante. Lo que me preocupa es que me retrotrae a un pasado bastante oscuro.

      Saludos!



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR