03 oct

Mi patria. Mi voto

Soy catalana.
Hija de inmigrantes castellanos y andaluces, como tantos otros en esta tierra.
Me siento catalana.
Como supongo que podría sentirme vasca, gallega o madrileña.
Con esto quiero decir que no me interesan las banderas.
Mi única patria es mi familia.
Mi marido. Mi niño. Mi casa.
Lo demás son pretextos para el totum revolutum.
Para los mártires y los falsos héroes nacionales.
No creo en rupturas ni en supremacías de un lado u otro de la frontera.
Pero sí creo en el diálogo.
Sí creo en la democracia.
En la soberanía popular.
En eso es en lo que me han educado.
Y por eso ayer, 1 de octubre, fui a votar.
Porque para cualquier mente inteligente, un voto jamás puede constituir una amenaza.
Ni una ilegalidad.
Y mucho menos un arma.
Votar significa libertad de elección.
Aquí, allí y en todas partes.
Yo ayer fui a votar.
Porque como catalana que soy, no podía desoír la inquietud de mi pueblo.
La mía propia.
No podía no votar.
A mí que no me vengan apelando a la ilegalidad esos cínicos que dicen que nos gobiernan.
Ellos, precisamente.
Los primeros en saltarse su adorada Constitución.
Fui a votar y voté que no.
Para que luego hablen de adoctrinamiento.
Y sin embargo, hoy me he despertado preguntándome amargamente si tal vez me equivoqué.
Si tal vez debería haber votado que sí.
Y ojalá no lo pensara.
Porque soy catalana y soy española.
Sin connotaciones de ningún tipo.
Pero es que me quedo sin argumentos.
Porque nos están alejando.
Nos están echando.
Lanzándonos a sus mercenarios de casco y porra como si fuéramos criminales.
Abriendo una grieta tan profunda entre ellos y nosotros que ya es insalvable.
Y han conseguido que cualquier atisbo de sensatez quede empañando de vergüenza.

 

Entradas relacionadas:

Oportuna doctrina del shock

 

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter44Share on Google+0Share on LinkedIn2Email this to someone

13 comentarios de “Mi patria. Mi voto

  1. Totalmente de acuerdo contigo, hermana. Me ocurrió algo parecido a ti, sentimiento parecido, necesidad de ir a expresarme mediante el voto. Voté. A diferencia de ti, voté SÍ. A diferencia de ti, no me siento español ni me identifico, en nada, con la marca España.

      • Lo sé, niña… Para muestra un botón (el entreno de la “puta roja” y como los salvajes de Madrid increpaban a Piqué, un tío de lo más correcto y coherente en su forma de hablar y expresarse) Hay montones de inútiles en el gobierno del Reino de España, jodidos invasores de la función pública quienes, puestos a dedo en dichos cargos, no sienten ni padecen ni comprenden lo que leen al dirigirse, siempre en un marco protegido, al pueblo. Esta mierda es sólo un juego mediático para tener a la peña aborregada y, a unos contra otros sin tener ni puta idea de lo que esconde el conflicto.

  2. Yo realmente no tenía pensado ir a votar. Me defino como apátrida. Pero al final deposite mi voto por el Sí. Soy consciente que es un referéndum ilegal dirigido por los independentistas, pero creo en el derecho a decidir y de expresarse y la acción policial dirigida desde el gobierno central fue totalmente desmesurada.

    • Esto le ha ocurrido a mucha gente. No pensaban votar porque no se sienten representados ni por el sí ni por el no, pero después de la vergüenza y el sopor vividos el domingo, han cambiado de parecer. Es comprensible.

    • Completamente de acuerdo contigo, Totore… Por cierto, ya somos dos apátridas. Acabo de encenderme un Montecristo con una banderita española…

  3. Estoy de acuerdo contigo yo también voté, pero igual digo que desde aquí si existe ese adoctrinamiento del que se acusa. Y eso me entristece, porque creo que todos tenemos capacidad necesaria para reflexionar y pensar por sí mismos.
    Yo voté porque creo en el diálogo y en la no represión.
    Y creo en la libertad de pensamiento y de expresión. Y me apena que te etiqueten por unos y por lo otros precisamente por no ser de unos ni de los otros.
    Estoy hundida y confundida.
    Triste y con miedo de ver como los radicalismos de unos y otros ocultan lo que realmente es importante el bienestar común.
    Mientras hablamos de Catalunya y el independentismo no tratamos lo que importa.

  4. ¿De qué ojo prefieres que te dejen tuerta, del derecho o del izquierdo? De ninguno ¿verdad? Pues tan ladrones son los que “gobiernan” (es decir: roban) España como los que “gobiernan” (es decir: roban) Catalunya. Unos y otros nos han guiado por el “instinto” y no por la “razón” y nadie ha explicado bien los pros y contras de una independencia. Cualquier voto guiado por la emotividad en vez de por el análisis conduce a seguir siendo ordeñados por los de siempre.

    • Sí y no, Vicente. Los gobiernos catalán y español son igual de responsables en esta situación, sí. Los gobiernos catalán y español han robado y estafado al pueblo en igual proporción, sí. Pero la única forma de desencallar este conflicto es sabiendo lo que realmente quiere el pueblo. Y a partir de ahí, tendamos puentes.

      Un saludo.



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR