12 ene

Hacienda somos todos (o casi)

Quién le iba a decir a la mismísima Cristina que empezaría el nuevo año sometida a este escrutinio, no sólo jurídico, sino especialmente público. Yo ayer la veía sentada en el banquillo de los acusados, aguantando el tipo toda cariacontecida y buenecita ella, y me venía a la memoria aquello de “Yo no sabía nada, tan sólo me limitaba a firmar lo que me decía mi marido”, más propio de la esposa solícita y dúctil de un Don Draper que de una mujer con no sé cuántas carreras y másteres, políglota, y un despacho en la última planta de La Caixa. Qué bochorno, oiga. Luego va la Fiscalía y dice que juzgar a la Borbona sería -y cito textualmente- “discriminación, ni más ni menos” y me entraron tales ganas de sacarles tarjeta roja que todavía hoy me pica horrores la mano.

Hombre señores, seamos un poco serios.  Discriminación es decir que Hacienda somos todos y que luego una señora que presuntamente ha trincado se vaya a ir de rositas por ser la hermanísima y la hijísima. Menudo sadismo. Que no es que lo diga yo, que de cuestiones jurídicas sé lo mismo que de la pesca de salmón salvaje en Yemen, pero es que hasta a los del New York Times les ha llegado el tufilo a exoneración, y mira que están lejos. Discriminación es que a esta señora le hayamos tenido que pagar, no sólo los fastos matrimoniales por aquel entonces, si no también hoy día los abogados, con una minuta que digo yo que no será  barata precisamente, -o es que alguien aún duda de que la pasta para su defensa sale de nuestros bolsillos-  y encima no tengamos ni pajolera idea de cuánto nos va a costar la broma. Porque eso de transparencia y casa real es un oxímoron como la copa de un pino.

Si es verdad que Hacienda somos todos y no un pegadizo eslogan propagandístico, aunque algunos sin vergüenzas ahora se empeñen en querer verle los tres pies al gato , la ecuación es bien simple: Quien defrauda, paga, no hay abolengo que valga. Y luego, si la autoridad competente así lo determina, a chirona, a ver si así se lo piensa mejor la próxima vez que se sienta tentado (o tentada).

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn1Email this to someone

Comentarios de “Hacienda somos todos (o casi)

  1. Pingback: Hacienda somos todos (o casi)



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR