25 feb

El día que el PSOE colgó la chaqueta de pana

Por si a alguien le quedaba alguna duda de que la política en nuestro país no es más que un gran cambalache, he aquí la prueba irrefutable que lo confirma: El PSOE, un partido que en su acrónimo lleva las palabras Socialista y Obrero, se sienta a pactar con Ciudadanos, un partido fundamentalmente de derechas. A partir de aquí, se le pueden añadir más adjetivos a gusto del consumidor: neoliberal, neoconservador, o el Podemos que tanto agrada a los señores del IBEX 35. Ahí lo dejo.

La cuestión -que va más allá de si una coalición izquierda-derecha es posible-, es que los socialistas han preferido pactar con los naranjas antes que con los rojos -rojo tirando a lila, se entiende-, aunque eso conlleve firmar un acuerdo que contradiga de forma flagrante la esencia de un partido que se dice de izquierdas. O por lo menos, eso decían que eran en campaña. Un acuerdo en el que por ejemplo no se recogen la derogación de la Ley Mordaza, ni la de la LOMCE, ni la de esa reforma laboral pepera y traicionera confeccionada a medida para los amigos del mantra “Trabajar más y ganar menos”. Un acuerdo en el que, además, se acepta una nueva modalidad de contrato de trabajo, el estable y progresivo -manda cojones con el eufemismo- que lo único que hace es abaratar -otra vez- el despido. ¿Qué? ¿Sorprende, no? Pues sí. Especialmente cuando el PSOE se ha hartado de repetir hasta la extenuación en su idílica campaña electoral de chistecitos fáciles, bailoteos desenfrenados y golpes de puño en pecho que se las cargaría todas, una por una. Equiliqua, amigos. La culpa fue del chacháchá y de la campaña electoral, que le hace a uno venirse arriba. Donde dije Pablo, digo Albert, que es más guapo y me dice unas cositas al oído… Troika, banca, copago, contrato único… ¡Para, para que me estoy poniendo ruiz!

Bromas aparte, yo lo que me pregunto es porqué han estado jugando al despiste desde el día 21 de diciembre, si tan claro tenían a quién querían de compi de pupitre. Porque si a Pedro y sus socios del club de la comedia les ha costado tan poquito claudicar ante Falangito, el de “la violencia intrafamiliar“, o el de “subirle el sueldo al presidente a 300.000 euros“, el mismo Falangito al que el CIS llevó a la gloria y un par de platós de televisión hundieron luego en la miseria, es porque lo sabían desde el principio; vamos, no me jodas. ¿A qué viene tanto postureo? ¿Tanto Cuelga tú; no tú? ¿A qué viene ahora ese Pepiño Blanco transmutado en Antonio Hernando diciendo que la culpa es de Podemos, porque ya no se ajuntan con el PSOE? Ah. Espera, espera. Que me parece que acabo de dar en el clavo. ¿Y si toda esta escenificación, toda esta parafernalia como muy de nueva transición que han urdido estos dos cafres, no fuese más que una estrategia para ir a nuevas elecciones? Una estrategia que consistiría en que el PSOE ahuyentara a las izquierdas mediante un descacharrante acercamiento a Ciudadanos que por supuesto no permitiría la formación de un gobierno. Y claro, ¿de quién sería la culpa? Pues del coletas, de quién sino, que seguro que preferiría dejar a esta España nuestra en bragas antes que moderar esas propuestas suyas tan de chavismo encubierto, como por ejemplo, la subida del salario mínimo, el aumento de las ayudas a la dependencia o la creación de una Oficina Fiscal Antifraude independiente del poder político. Y qué bien les iba a venir a unos y a otros que la España anticasta a la que tanto temen comenzara a desencantarse antes de tiempo.

Pues oiga, igual sí. Igual lo que están buscando es eso y nos han venido aquí a vender la moto con ese sucedáneo de acuerdo histórico y progresista  -¡Ja, progresista, qué cachondos!- , creyéndose que nos creemos que son los protas de una suerte de House of Cards a la española. Sea como fuere, para que Rivera se atreva a decir que los puntos negociados entre ambas fuerzas políticas serían suscritos por los 7 millones de votantes del PP, es que el PSOE -sí, ese PSOE que le dijo a Rajoy en su cara que su partido era un partido corrupto; ese PSOE que dijo que Ciudadanos era la marca blanca del PP; ese PSOE de González y Guerra, pero los de antes, no los de ahora- ha decidido colgar la chaqueta de pana y ponerse un polito Lacoste.

 

Share on Facebook45Tweet about this on Twitter4Share on Google+9Share on LinkedIn2Email this to someone

5 comentarios de “El día que el PSOE colgó la chaqueta de pana

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. El polo Lacoste se lo pusieron en el año 82 una vez ganaron las elecciones.
    Si la estrategia es la de hacer q el s votantes de PODEMOS se aburran, creó q si hasta la televisión casposa habla de trampa,no lo están consiguiendo.
    Al guapo, los mafiosos no le dejan pactar con PODEMOS. Y la única forma de repetir es pactando con falangito. Eso si no es que en la comida entre hernandos pactaran todo el espectáculo.

  3. Lo tengo claro, pero como aún soy un poco joven (el año en que se pusieron el polo, fue el mismo en el que yo nací) permíteme que me sorprenda ante ciertas incoherencias. Pedro el guapo haciéndose el feministo y jugando luego a las casitas con Falangito. Manda pelotas. De Naranjito, obviamente. Pedro el Guapo hablando de derechos sociales y pactando con el niño bonito del IBEX 35. Venga ya! Y ese Hernando, que parece que tiene almorranas…

  4. Parece ser que sí, todo ha sido puro postureo. No valoran que si hay nuevas elecciones los reforzados serán el PP y Podemos. Pero Podemos conseguiría el suficiente apoyo para formar un gobierno, en un futuro? No estoy tan segura, saldrá la derecha más derecha a impedirlo. Y volveremos a estar en una situación de desgobierno, y lo peor que vuelvan a gobernar Rajoy y sus palmeros.
    Etapa complicada si entre ellos no se ponen de acuerdo. Sino anteponen el bienestar de los ciudadanos a sus propios egos y afán de poder.
    Olvidan todos ellos que están ahí con nuestros votos y pagados con nuestros dineros, apretándonos tanto el cinturón que nos ahogamos en nuestro propio vómito.

    • Estoy de acuerdo, Dolors. Me da en el morro que si hay nuevas elecciones a Podemos no le iría tan bien. Creo que volverían a salir los mismos resultados, aunque seguramente a Falangito le iría algo mejor. En cualquier caso, no se está tan mal sin gobierno 😉



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR