07 nov

#MeToo

Yo también.
Y me cuesta creer que tú no.
O tú.
Alguna vez.
Por improbable que te/me/nos haya parecido.
Porque siempre acabamos siendo cosificadas.
Reducidas a objetos para el disfrute del puto Harvey Weinstein de turno.
Objetos maleables.
Maleables y con tetas, claro.
De usar y tirar.
Y haz el favor de estarte calladita o me vas a buscar un problema.
Cada día, en cada rincón del mundo, hay una de nosotras que también.
Una y otra y otra más.
Que no se atreve.
Que se lo tiene que tragar.
El orgullo y a veces algo más.
Porque total, sólo soy otra.
Una de tantas.
Pero qué asco, joder.
Y algunos mientras tanto, qué.
Que si feminazi.
Exagerada.
Si no te han violado, no te quejes.
Y si te han violado, tú te lo has buscado.
Para qué vas, si sabes a lo que te expones.
Encima, culpabilizando.
Me pregunto cuántas de las que me estáis leyendo ahora estaréis pensando que a vosotras también.
Cuántos sentiréis vergüenza.

#MeToo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
27 oct

No más odio, señores

Nunca había percibido tanto odio como el que destilan las redes estos días.
Hay demasiado ruido.
Demasiada burundanga mediática.
Demasiado furor nacional de un color y del otro.
Demasiado maniqueísmo.
Es como si en un matrimonio donde toda la vida ha imperado el aguante comenzaran a aflorar los reproches.
Ahora, al cabo de.
Es que tú.
Y tú qué?
Así no se puede, hombre.
Discutir por conceptos tan abstractos como los terroritorios, qué cosa más absurda.
Por un trozo de tela.
Por un acento.
Por la unidad o reivindicación de algo que no es tuyo, ni mío, ni de nadie.
Que simplemente es.
Está.
Y nada más.
Como para ponerse ahora a defenderlo a sangre y fuego.
Con la historia que llevamos cosida a las espaldas.
Venga ya.
Conmigo que no cuenten para que me enfrente a quien vea la realidad de forma distinta.
No es mi labor la de hacer proselitismo.
Ni tengo ganas de batallar por territorios o banderas.
Esa es la guerra de otros, en todo caso.
De los que mueven los hilos, para ser exactos.
Prefiero hablar de libros.
De sexo.
De vino.
Del tiempo.
Se acabó.
Ni una discusión más.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
03 oct

Mi patria. Mi voto

Soy catalana.
Hija de inmigrantes castellanos y andaluces, como tantos otros en esta tierra.
Me siento catalana.
Como supongo que podría sentirme vasca, gallega o madrileña.
Con esto quiero decir que no me interesan las banderas.
Mi única patria es mi familia.
Mi marido. Mi niño. Mi casa.
Lo demás son pretextos para el totum revolutum.
Para los mártires y los falsos héroes nacionales.
No creo en rupturas ni en supremacías de un lado u otro de la frontera.
Pero sí creo en el diálogo.
Sí creo en la democracia.
En la soberanía popular.
En eso es en lo que me han educado.
Y por eso ayer, 1 de octubre, fui a votar.
Porque para cualquier mente inteligente, un voto jamás puede constituir una amenaza.
Ni una ilegalidad.
Y mucho menos un arma.
Votar significa libertad de elección.
Aquí, allí y en todas partes.
Yo ayer fui a votar.
Porque como catalana que soy, no podía desoír la inquietud de mi pueblo.
La mía propia.
No podía no votar.
A mí que no me vengan apelando a la ilegalidad esos cínicos que dicen que nos gobiernan.
Ellos, precisamente.
Los primeros en saltarse su adorada Constitución.
Fui a votar y voté que no.
Para que luego hablen de adoctrinamiento.
Y sin embargo, hoy me he despertado preguntándome amargamente si tal vez me equivoqué.
Si tal vez debería haber votado que sí.
Y ojalá no lo pensara.
Porque soy catalana y soy española.
Sin connotaciones de ningún tipo.
Pero es que me quedo sin argumentos.
Porque nos están alejando.
Nos están echando.
Lanzándonos a sus mercenarios de casco y porra como si fuéramos criminales.
Abriendo una grieta tan profunda entre ellos y nosotros que ya es insalvable.
Y han conseguido que cualquier atisbo de sensatez quede empañando de vergüenza.

 

Entradas relacionadas:

Oportuna doctrina del shock

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
22 sep

Oportuna doctrina del shock

Seré breve.

No se dejen engañar por los medios reaccionarios; el principal problema de España no se llama Catalunya.
Se llama corrupción.
Impunidad.
Cloacas del Estado.
Gürtel, Púnica, Lezo, ERES, Bankia… podría seguir, pero es que me da vergüenza.
Se llama precariedad laboral y tasa de desempleo que crece hasta en agosto, por mucho que nos vendan primaveras, brotes y no sé qué otras arcadias más.
Se llama desmantelamiento de la industria. Nula inversión en desarrollo.
Economía sumergida.
Modelo productivo basado en el ladrillazo y la hostelería.
¿Se acuerdan de cuando los amos del cortijo nos decían que España estaba en la Champions League? Y nosotros venga a sacar pecho confiados y orgullosos.
Se llama recortes presupuestarios en sanidad y educación. ¿O es que ya se les han olvidado todos esos niños achicharrándose en escuelas sin aire acondicionado en plena ola de calor? ¿Se les ha olvidado ya al consejero de turno sugiriendo abanicos de papel para combatirla? Ahí, con dos cojones. ¿O los hospitales cayéndose a cachos mientras se construían aeropuertos sin aviones? Porque eso también se merecería una cacerolada diaria y de las gordas.
Y últimamente, se llama también merma de ciertas libertades.
Lo que nos faltaba.


Insisto, no se dejen engañar. El Partido Popular tiene una agenda oculta y su oportuna doctrina del shock es el mecanismo perfecto para implementarla.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
04 sep

Periodismo vertedero

Un periodista tiene -o tendría- la obligación moral de observar la realidad e interpretarla sin sesgos de ninguna clase. No digo de forma objetiva, porque eso es imposible. Pero la información hay -o habría- que pasarla por el tamiz para limpiarla de toda influencia ideológica antes de contarla. En este sentido, un periodista constituye un actor social de una responsabilidad mayúscula, porque en su trabajo subyace -o debería subyacer- una importante labor pedagógica. Un periodista construye los mensajes colectivos y por eso, debe -o debería- estar siempre por encima del imaginario común. Por encima de la mediocridad y la ignorancia. Pero la realidad es otra, por desgracia. Y es muy irresponsable ensuciar la profesión con rumores, mitomanías, juicios de valor infundados y soflamas populistas que buscan descaradamente incendiar los ánimos e inocular el virus del miedo. No entiendo por qué cada vez que nos golpea una tragedia sale a relucir el auténtico vertedero en el que se ha convertido el periodismo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR