01 feb

Sherlock Holmes y el inquietante caso de los pactos de gobierno

-¿Ha leído la prensa últimamente, Watson? -preguntó Sherlock tras exhalar el humo de su pipa.

-En efecto, Holmes. -respondió Watson dejándose caer sobre el mullido sillón Chesterfield de piel.

-Y dígame, ¿qué opinión le merecen los acontecimientos acaecidos recientemente?

-¿A qué acontecimientos se refiere exactamente, Holmes? ¿A la última gran trama de corrupción pepera destapada, al confinamiento de Podemos al gallinero del Congreso, o a la acertada decisión de mantener a la Infanta en el banquillo de los acusados?

-No sea ridículo, Watson. -contestó Sherlock con un ademán -Ninguna de las cuestiones mencionadas me interesa lo más mínimo. Todas son demasiado obvias para mi acelerado cerebro. ¿Té? -preguntó señalando la tetera con un gesto de la mano.

-Por favor -afirmó Watson. -Pero entonces, ¿cuál es el caso que le inquieta, Holmes?

-¡Oh, querido Watson! -dijo Holmes con el rostro iluminado por una gran sonrisa sarcástica. -Me conmueve lo ingenuo que llega usted a ser a veces. ¿Qué otro caso si no el de los pactos de gobierno podría haber llamado mi atención hasta el punto de no dejarme dormir por las noches?

-Humm -farfulló Watson dibujando un rictus en el entrecejo. -Interesante. Aunque me temo que ese caso es imposible de resolver incluso para nosotros, Holmes. -añadió, llevándose a los labios la taza de té humeante.

-¡Tonterías! -exclamó Holmes rojo de la ira. -Naturalmente que podemos. Le apuesto cien libras esterlinas a que mis pronósticos se verán cumplidos en menos de un mes.

Watson enarcó una ceja con aire de incredulidad y se inclinó ligeramente.

-Adelante, ilústreme.

Sherlock se incorporó con presteza, levantando los bajos de su chaqué con autosuficiencia.

-Bien. Las pruebas de que PP y PSOE conspiran juntos en la sombra para impedir que Podemos llegue al gobierno son irrefutables. -dijo mientras caminaba hacia un lado y otro de la sala-. Usted mismo ha mencionado el bochornoso episodio del gallinero, pero hay otros muchos ejemplos que así lo demuestran: Las declaraciones extemporáneas de Felipe y Aznar; el hincapié que hacen los medios del establishment en una supuesta financión del gobierno iraní al partido; los desdenes públicos de barones y lideresas… ¡Son tantos que no acabaría nunca, Watson!

-Cierto. Aunque si quiere que le diga la verdad, Holmes, no entiendo porqué el PSOE ha decidido entrar en el juego sucio del PP. Una de dos, o está buscando unirse a la derecha en una especie de gran coalición; o bien está pensando seriamente en hacerse a un lado y dejar que sean los otros los que gobiernen. Sin embargo, esta posibilidad me resulta un tanto extraña, pues los socialistas han recalcado una y otra vez su negativa a una eventual alianza con el PP.

-Mi querido señor Watson -dijo Sherlock con un dejo de paternalismo en la voz -, ¿cuántas veces tengo que repetirle que no se fíe de nada que haya salido de la boca de un político?

-Entonces explíqueme a qué cree usted que responde la impostura del PSOE, Holmes. -exigió Watson ruborizado.

Sherlock se paró en seco y tras una profunda y teatral exhalación, sentenció:

-A un único propósito, estimado colega: Liquidar a Pedro Sánchez.

-¡Santo Cielo, Holmes! -exclamó Watson con estupor -¡Pero eso sería terrible!

-Sin duda, favorecería a los sectores más duros del partido, a los que la tentativa de diálogo entre Sánchez e Iglesias ha venido de perlas para infundir el miedo entre el electorado. Podemos ha hecho de la plurinacionalidad y el derecho a decidir su línea roja por excelencia. Y como bien sabe usted, Watson, los barones han expresado públicamente en múltiples ocasiones su oposición diametral a iniciar cualquier tipo de proceso de desconexión del Estado Español.

-Ya veo a dónde quiere ir a parar. Muerto el perro se acabó la rabia, ¿no? Cielos Holmes, su poder deductivo es realmente fascinante. -dijo Watson con admiración. -Así pues, ¿qué ocurriría en ese hipotético escenario sin Sánchez? ¿Nuevas elecciones, acaso?

-Elemental, querido Watson.

-¿Y quién cree usted que sería el nuevo candidato, Holmes?

-Candidata, Watson, candidata. -repuso Sherlock sonriendo de soslayo.

-¿Está usted sugiriendo que Susana Díaz podría ser la candidata socialista a la presidencia del gobierno?

-Negativo, Watson. Estoy afirmándolo.

-¡Oh, por el amor de Dios! ¿Pero cómo no he podido verlo antes, si las pruebas estaban delante de mis propias narices? -se lamentó Watson golpeándose la frente con la palma de la mano.

-Haga el favor de no fustigarse, ¿quiere? Este es un caso sumamente complejo y requiere de una extrema habilidad lógica. Créame si le digo que para mí tampoco ha sido fácil llegar a esta conclusión. -masculló Holmes con la boca pequeña.

-En ese caso, me deja usted más tranquilo. Por un momento he llegado a pensar que mi falta de reflejos iba a finiquitar nuestra sociedad de forma inminente. Y francamente Holmes, no me gustaría nada que me sustituyera usted por alguno de esos mercenarios a sueldo que aparecen en las tertulias televisivas.

-¡Que me parta un rayo si hago eso! Usted y yo somos indisolubles, mi estimado colega. Como Zipi y Zape, Pili y Mili, el Ying y el Yang, la ginebra y la tónica, o el PP y la corrupción.

-Me alegra saberlo. Pero, sólo por curiosidad, Holmes. -dijo Watson frunciendo los labios -Si según usted Susana Díaz será la candidata propuesta por el PSOE, ¿a quién propondrá el PP?

Sherlock esbozó una sonrisa maliciosa y respondió:

-Eso, querido Watson, ya es material para otro caso.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter11Share on Google+0Share on LinkedIn4Email this to someone

14 comentarios de “Sherlock Holmes y el inquietante caso de los pactos de gobierno

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Sherlock Holmes y el inquietante caso de los pactos de gobierno

  3. Hay dos psoes,lo mismo que hay dos Españas. Los resultados electorales han dejado al PSOE en el peor Liga posible, espada o pared, y sinceramente creo que Podemos lo sabe. La conspiración es la de PODEMOS, empujando al PSOE a pactar con ellos con una condición contraria al ser mimso del PSOE (que por algo lleva una E en sus siglas): la autodeterminación. La otra opción es tambien dificil de asumir, más por el caso concreto del PP (putrefacto de corrupción) que por su ideología. Pactos entre conservadores y socialdemócratas los ha habido y los habrá, váyanse acostumbrando. La autodeterminación, sin eufemismos como “derecho a decidir”, es contrario al ideario socialdemócrata, no así al comunista. Veo coherencia por ambas partes.

    • Muy interesante tu análisis, Rilo. Estoy de acuerdo con que la peor papeleta de estas elecciones es la que le ha tocado al PSOE; pacte con quien pacte va a estar vendido. Lo que me joroba es que con la cantidad de voces disidentes con Sánchez que tienen internamente sigan con el bienquedismo y no hablen claro de una santa vez. Que muevan ficha ya, que lo quieren es repetir elecciones y poner a la rociera como estandarte de las izquierdas y la unidad de España. Sintiéndolo mucho, discrepo con tu visión leninista de Podemos; para mí son más un PSOE reformado que un PCE. Y sino, dese usted un paseo por la hemeroteca y compare al Felipe más subversivo con el Pablo de ahora.

      Muchas gracias por tu comentario :)

  4. Tal como está el patio político solo nos queda reírnos de nosotros mismos que somos, a la postre, quienes al parecer les elegimos.

    Al decir parejas célebres famosas solo te ha faltado Ramón y Cajal, la única verdaderamente indisoluble.

    Me ha gustado mucho.

  5. Creo que esta vez no estoy de acuerdo en el señor Holmes porque, si los afiliados del PSOE votaran mayoritariamente a la “Shultana” Susana, como nueva secretaria general del PSOE, pensaría dos cosas; o los afiliados del partido son todos tontos o que son gilipollas. (Las dos me valen). Un abrazo Carmen.



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR