12 abr

Sherlock Holmes y el enigmático caso de las nuevas elecciones

-¡Ya voy! ¡Ya voy! ¡Válgame el cielo, Holmes! Si sigue aporreando la puerta de esa manera, va a conseguir echarla abajo.

Watson abrió la puerta del 221B de Baker Street y se topó con un Sherlock jadeante y de tez sonrosada.

-¿Ha vuelto a olvidar las llaves Holmes? -inquirió Watson con un dejo de impaciencia en la voz.

-No haga… preguntas…. impertinentes… Watson -contestó Sherlock con la voz entrecortada, mientras se sacaba su invernal abrigo de franela y lo colgaba del perchero que la señora Hudson, la casera, había acomodado convenientemente en el recibidor. -He llamado a la puerta, ergo no llevo las llaves encima. La propia lógica responde a su cuestión -añadió algo más calmado. Subió con presteza las escaleras de dos en dos hacia la sala de estar y se dejó caer exhausto sobre el mullido sillón Chesterfield de piel.

-¡¿Es que no piensa venir?! -chilló exasperado a los pocos segundos.

Escuchó los gruñidos ininteligibles de Watson y sus pasos arrastrándose peldaño a peldaño, y sonrió para sí.

-Ya era hora. -dijo con aspereza cuando Watson irrumpió en la estancia.

-Por si no lo recuerda, soy un pobre veterano de guerra lisiado e impedido -replicó Watson apuntándole al pecho con su bastón.

-Su prometida no parece opinar lo mismo.

-No vamos a hablar de mi prometida, Holmes.- le espetó Watson fulminándolo con una mirada que destilaba ira.

-Está bien, está bien. -se defendió Holmes alzando las manos.- No se altere y haga el favor de sentarse, Watson. Hay algo de lo que tenemos que hablar sin más dilación.

Watson se desabotonó su sobria americana de tweed marrón, dejó el bastón a un lado del sofá que pensaba ocupar -menos sofisticado y bastante más destartalado que el Chesterfield de piel que el mismo Sherlock se había adjudicado para sus ejercicios deductivos-, y se sentó cruzando las manos sobre sus piernas con elegancia.

-Antes dígame una cosa, Holmes. ¿Eso de lo que usted y yo debemos departir tiene algo que ver con el estado de agitación con el que ha llegado a casa?

Sherlock esbozó una sonrisa de soslayo.

-Realmente me fascina usted, Watson. Sus dotes de observador nato son cada vez más prolijos.

Watson le sostuvo la mirada intentando calibrar el trasfondo de sus palabras. Casi nunca conseguía diferenciar su sarcasmo habitual de las contadas muestras de gentileza referidas hacia su persona, por lo que decidió que lo más sensato sería callar, y se limitó a servirse una taza del reconfortante té Earl Grey que la señora Hudson había tenido a bien preparar aquella tarde para complacer a sus estimados inquilinos.

-¿Y bien, Holmes? Soy todo oídos. -dijo reclinando la espalda contra el sofá y sosteniendo la taza por el asa con delicadeza.

-Mi querido Watson: He tenido una revelación. -confesó Sherlock con un brillo especulativo en la mirada.

-¿Una revelación? ¡¿Pero cómo que una revelación?! -exclamó Watson con un ademán tan brusco que por poco vertió el contenido de la taza sobre sus pantalones.- Oh, Holmes… -un atisbo de alarma impregnó su tono de voz- ¿No habrá vuelto usted a hacer un uso indebido del opio, verdad?

-¡Naturalmente que no! -exclamó Sherlock incorporándose irritado.

Watson respiró aliviado y dio un pequeño sorbo a su té.

-Entonces, explíquese.

-He ido al Congreso, Watson. Y tenía tantas ganas de exponerle  a usted la conclusión a la que he llegado, que he venido corriendo, excitado como un niño pequeño. De ahí mi apariencia sofocada.

-Entiendo. ¿Y puede saberse qué conclusión es esa que lo ha instado a prescindir de los cómodos servicios de un taxi? -quiso saber Watson.

-Que la culpa de que no haya gobierno la tiene la pinza formada por el PSOE y Ciudadanos.

Watson enarcó una ceja con aire de incredulidad, y depositó su taza de té sobre la mesa de cristal tapizada con un mantón de Cachemira que separaba a ambos sofás.

-Por favor, Holmes, no sea críptico y desarrolle su teoría, ¿quiere? No tengo tiempo para sus jueguecitos. -le instó Watson con impaciencia.

-No faltaba más, mi querido amigo.  Verá, si recuerda usted, el PSOE firmó un acuerdo de pacto de gobernabilidad con Ciudadanos. -comenzó a relatar Sherlock mientras caminaba hacia un lado y otro de la habitación con los brazos anudados a la espalda.

Watson emitió un resuello de burla.

-Como para no acordarse. Un partido que se hace llamar socialista y obrero negocia con un partido de derecha, o de centro derecha, llámelo como quiera. Esas cosas no se olvidan fácilmente, Holmes.

-Entonces recordará usted qué pasó a continuación.

-Por supuesto. Rivera se negó a cambiarle ni una sola coma a ese, si me permite la expresión, fatídico acuerdo, y de paso rechazó de pleno cualquier diálogo con Podemos.

-¿Y no le resulta a usted extraño, Watson, que el PSOE no haya querido explorar ni por un momento la posibilidad de un acuerdo con la izquierda antes de lanzarse a pactar con sus oponentes ideológicos? -inquirió Sherlock.

-En otra coyuntura, puede. Pero dadas las circunstancias diría que el pacto PSOE-Ciudadanos les viene muy bien a algunos para culpar a Podemos del desgobierno que asola el país.

-Elemental, querido Watson. Veo que me sigue usted. Sírvame un poco de té, ¿quiere? ¿Recuerda cuántas veces fue rechazado ese llamativo pacto por el resto de fuerzas del Parlamento, Watson? -inquirió Sherlock.

-Dos, si no me equivoco -respondió Watson incorporándose para tenderle la taza de té que le había pedido. -Aquí tiene. Con dos terrones de azúcar, como a usted le gusta.

-Gracias -dijo Sherlock llevándosela a los labios-. Humm… Está realmente delicioso; recuérdeme que felicite a la señora Hudson por tan magnífica elección. Pero sigamos. De modo que el señor Rivera veta al señor Iglesias y acto seguido dice que habría que incorporar al señor Rajoy en las negociaciones.

-Del que por cierto renegó en campaña -apostilló Watson antes de volverse a sentar.

-Muy buena observación, mi querido amigo. ¿Y no es menos cierto que a pesar de todo lo mencionado anteriormente, el señor Rivera y sus correligionarios han llegado a acusar a Podemos de ser los responsables de un eventual nuevo gobierno del señor Rajoy?

-En efecto, Holmes.

Sherlock se detuvo en seco y miró fijamente a Watson a los ojos.

Ergo, todos los indicios evidencian, o parecerían evidenciar -remarcó Sherlock-,  que la causa última de que más de 100 días después no se haya constituido un gobierno es Pablo Iglesias.

-Sí, lo que usted diga, Holmes, pero de todas formas, sigo sin entender porqué el PSOE se niega a dialogar con Podemos.

-¡No sea ridículo, Watson! -protestó Sherlock haciendo aspavientos. -¿Es que no ha aprendido nada en todo el tiempo que llevamos juntos?

Watson torció el gesto en una mueca desdeñosa y acercó su cojera al hogar para calentarse las manos.

-En primer lugar, mi querido Watson, Pedro Sánchez no ejerce ninguna autoridad en el PSOE. Ese hombre no es más que un títere de los verdaderos próceres a la sombra: la dulce Susana y sus barones. ¿Y quién cree usted que sería el pretendiente ideal para la dulce Susana, Watson? ¿Quién agrada más a los barones? ¿El amigo de Venezuela o el del IBEX35?

Watson suspiró de puro agotamiento.

-¿A dónde quiere ir a parar, Holmes? -preguntó volviéndose parar mirarlo de hito en hito.

Sherlock apoyó las manos sobre el respaldo del mullido sillón Chesterfield de piel y zarandeó sus dedos con parsimonia mientras una sonrisa de aire sarcástico se perfilaba en sus labios.

-Como le dije antes, Watson, todos los indicios apuntan a que la culpa de este desbarajuste la tiene Pablo Iglesias. O al menos, es lo que quieren hacer creer a la opinión pública PSOE y Ciudadanos con su gran mascarada, y así, cuando vuelvan a celebrarse los comicios -que se celebrarán, no le quepa la menor duda-, el pueblo llano se mostrará implacable con la formación morada.

-¡Formidable, Holmes! ¿Así que usted piensa que habrá elecciones de nuevo?

-Naturalmente, Watson. Y no lo pienso; lo sé. De la misma manera que lo saben quienes están bloqueando la situación desde el principio.


¿Quieres escuchar esta historia? ¡Dale al play!

Entrada relacionada: Sherlock Holmes y el inquietante caso de los pactos de gobierno

Share on Facebook84Tweet about this on Twitter183Share on Google+8Share on LinkedIn21Email this to someone

25 comentarios de “Sherlock Holmes y el enigmático caso de las nuevas elecciones

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pues fíjate q yo sigo sin tenerlo tan claro. Las arcas de los partidos están en bancarrota y se avecian tiempos díficlies para seguir trincando. Y el rey ha convocado a los partidos de nuevo. ¿Con que fin, si no habido ningún resultado en la negiociación?
    Yo creo que existen ciertas posibilidades de que el PSOE se suicide y acabe pactando con Falange y el PP.
    Y eso de que “El Guapo” no tiene poder en el PSOE, tampoco me lo creo. Otra cosa es que el quiera hacerse el tonto.

    Salud,

    • Pues yo creo que desde el principio han ido a buscar unas segundas elecciones, si no no habrían estado mareando la perdiz como han hecho desde diciembre. Estoy convencida de que en esta segunda parte del teatrillo, Falangito, Marianico y Pedro el Guapo acabarán formando coalición. Quién gobernará, no sabría decirlo, pero apuesto a que ni Pedro ni Mariano estarán ya en la primera fila de la política. Que te lo digo yo, que Pedro tiene más idea de basket que de gestionar un partido.

  3. En efecto, la dulce Susana es quien realmente manda en el PSOE y, Sánchez, nada, ni voz ni voto. Pero, a un servidor, que hubiera un pacto a 3, es decir, PSOE-PODEMOS-CIUDADANOS, no le hubiera gustado nada; A) No es creíble, B) Contraviene la natura ideológica y política de los diferentes actores, C) El PSOE es un partido sin ninguna credibilidad política y social. D) Ciudadanos es el peligro A la Vista… Le voté a Podemos, pero lo hice para ganar o, en todo caso, para ser el más votado de todos, no para gobernar con el PSOE y mucho menos con el centro/derecha. Estoy de acuerdo con Watson, vamos de calle a nuevas elecciones y, por consiguiente, volveremos a tener el mismo caso de ingobernabilidad… Nada más que decir que: VIVA LA ANARQUÍA…

    • Querido mío, tienes razón, a mi juicio, en todos los supuestos. Y yo, al igual que tú, Watson y el amigo de los opiáceos pienso que vamos de camino a unas segundas, y quién sabe si terceras elecciones. Eso sí, como se me de descafeine más Podemos, me piro más a la izquierda. Avisado quedas.

  4. No hay duda que al “gran Sherlock Holmes” y su, nada despreciable oponente, el señor Watson, no les ha engañado el olfato, “la verdad está -ahí fuera-“. Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja. Felicidades Carmen, muy acertado tu análisis crítico-político.

  5. Sigo esperando a que en el último minuto el Señor Sánchez deje el hechizo de Ciudadanos y se decante por Podemos, pero me pasa lo mismo cada vez, y son muchísimas, que vuelvo a ver “Doctor Zhivago” y estoy convencido en que esa vez Lara “descubrirá” a Yuri Zhivago en el tranvía, y serán felices para siempre…

  6. Desde el principio se veía venir. Llego a la conclusión de que nos toman el pelo, con tanto postureo, rueda de prensa y tertulias. Y duele ver como hacen ver que no pasa nada. Pero de tontos no tenemos nada, sólo la desilusión y decepción hacía nuestros políticos. Te superas Carmen cada vez más.

    • Muchas gracias bonita mía!! Yo pienso como tú, que la formación de gobierno estaba condenada al fracaso desde el primer día, porque es que el PSOE ha perdido lo poco que le quedaba de izquierda y con los únicos con los que parece querer entenderse son del bando contrario. Él sabrá lo que hace, pero la historia le pasará factura fijo.

  7. Genial relato,mi enhorabuena Carmen.Creo que reflejas la realidad de manera magnífica;sólo añadiría que toda esta pantomima se orquestó entre PP-Ciudadanos-sector conservador del PSOE (Susana “and friends”)justo el día después de las elecciones,ya que sabían que en estos meses podían arañar los votos que les queda para esa mayoría PP-Ciudadanos.Por medio de prensa se está queriendo mostrar a un Podemos corrupto y desorganizado (yo ya alucino con cada informativo de Antena 3).Espero que la gente que no es representada por ese bipartidismo (más el partido de las juventudes del PP) despierte y actúe como debe las elecciones que se avecinan.

    • Muchas gracias por tu comentario, José Antonio! Me alegro de que te haya gustado la lectura. Lo que tú dices lo pienso yo también, que esto se estaba cocinando desde el después del día D. Y con respecto a los medios… me quedo sin palabras, especialmente por A3 y El País.

      Un abrazo enorme!

  8. No entro en la calidad del relato, que francamente puedo decir que me fascina, pero esos puntos de vista, ¡ay, caray!, no puedo apoyarlos por motivos diversos. Voy a ser claro, conciso e incisivo.
    Nunca discutiré que el paripé es de Ley, el de todos los partidos para llegar a las próximas elecciones, pero no estoy de acuerdo en librar de la culpa al señor Iglesias y a fe mía que es de natural comprensión.
    Primero he de decir, que el caballero exigió las carteras que manejan la seguridad nacional, ¡ojo!, ¡que no es ná! Luego intentó negociar con el señor títere, pero… el resto de los compañeros del dire del PSOE pusieron en grito en el cielo, pero por dos motivos que veo de naturaleza muy razonable. Primero la posibilidad de abrir elecciones a un referendum de independentismo, sabiendo de las malas artes de los que lo desean para su propio beneficio ¡son más que evidentes!, ahí les pongo como ejemplo a Más, Pujol, el presente y actual presi de la Generalitat, ¡sí!, ese que paga sus obras de arte con facturas de agua, ¡tela! y con el apoyo de la CUP, ¡increíble, pero así fue!, etc.
    Y luego por apoyar a los señores que en otros tiempos se dedicaron a dejar seco a quien les venía en gana, y lo siento, ahí está y pongo un ejemplo el atentado de Hipercor en tierras catalanas.
    Esa estrategia de Iglesias es la que le está enterrando en su propia paradoja, ¡por supuesto! y si no tiempo a la fruta.
    Que el señor Sánchez quiere gobernar a cualquier precio, ¡se palpa, se ve y es de cajón! ¿Que Susana está detrás de él?, hostias, claro que sí, pero para quitarle el puesto.
    En cuanto al intento del señor Ribera de formar gobierno, poco puedo decir, tan solo que soy de los que piensa que lo que menos importa es un partido, sino el futuro de los ciudadanos de un país.
    Son muchas las naciones en los que en momentos críticos los gobernantes de otros partidos antagónicos se han unido, ¡pardiez!, no se vayan muy lejos, ¡ahí tienen Grecia!, o ¿ahora es el momento de callar?, diestra y siniestra de la mano en una sola dirección.

    • A ver Don Fer, vayamos por parte como dijo Jack el Destripador (lo siento, chiste malo). Pues claro que Podemos ha hechos sus tretas y movimientos políticos, ¡no faltaba más! Que estrategas lo son y un rato. Lo que pasa es que si piden carteras ellos malo; si las piden los del IBEX, aquí no ha pasado nada. ¿A qué coño estamos jugando? Otra cosa, mariposa. No seré yo quien me ponga a defender a Podemos como una cegata, que usted y yo mira que hemos departido de esto horas y horas, pero no me parece que defiendan a la ETA, sino el acercamiento de presos y la necesidad de un diálogo entre Estados sin nación -que así se sienten algunos, aunque en algunas Españas esto no guste-. Ojo, no nos dejemos manipular por la caverna, que decir que el coletas es ETA es grave no, lo siguiente. Lo que sí que no te voy a negar es que a mí me dio por saco que después de las elecciones pusiera como líneas rojas el puto referéndum antes que la emergencia social que tanto había defendido en campaña. Porqué? Porque en Barcelona arrasaron y en Euskadi casi que también. Una vez más, cuestión de estrategia. ¿Pero no es estrategia lo que ha estado haciendo Pedro desde el principio arrimándose al sol que más calienta? ¿O Rivera? Que sí, que no, que caiga un chaparrón, que ahora derogo la LOMCE, que ahora no.Yo sólo digo que lo que hacen unos, lo hacen otros; no veo porqué molesta tanto.

  9. Me ha encantado tu relato y tu análisis Carmen, estoy de acuerdo contigo en casi todo y es que hay algo que yo no veo muy claro: Desde mi punto de vista Pedro Sanchez se está jugando su carrera política, si de estas “negociaciones” no sale nada probablemente su vida política se habrá acabado, al menos en primera línea de playa…
    Entonces, si está actuando presionado por los “varones socialistas” para que Podemos no llegue al poder y para apoyar a las empresas del Ibex y sabe perfectamente que un gobierno a tres (Psoe+Podemos+C’s), no es posible, se está suicidando, pero a cambio de qué? Una “puertita giratoria” típica del bipartidismo?
    No veo nada clara la postura de este hombre a él no le favorece en nada todo este lío, a quién favorece es a Susanita…

    • Muchísimas gracias Alicia!

      Creo que Pedro se estaría suicidando si se acercarse al pacto a la valenciana. En cambio la estrategia más conservadora me parece que es como su última esperanza de aferrarse al poder.

      Saludos :)

  10. Un relato genial de fácil y entretenida lectura señora Sereno, pero a mi parecer creo que no tendremos elecciones y el sñr Holmes tendrá que volvernos a sorprender con un segundo capítulo de esta trama tan particular

    • Hombreeeeeee!!! Pero si es el mismísmo Señor Sola Castillo en persona!!1 Espera espera, que esto se merece que descorche una botella de cava y del bueno!! Gracias por venir y comentar, me alegro de que te haya gustado, pero por desgracia, no estamos de acuerdo. Yo creo que sí va a haber segundas elecciones. Y si me apuras, hasta terceras…

      Un besazo!



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR