12 abr

Sherlock Holmes y el enigmático caso de las nuevas elecciones

-¡Ya voy! ¡Ya voy! ¡Válgame el cielo, Holmes! Si sigue aporreando la puerta de esa manera, va a conseguir echarla abajo.

Watson abrió la puerta del 221B de Baker Street y se topó con un Sherlock jadeante y de tez sonrosada.

-¿Ha vuelto a olvidar las llaves Holmes? -inquirió Watson con un dejo de impaciencia en la voz.

-No haga… preguntas…. impertinentes… Watson -contestó Sherlock con la voz entrecortada, mientras se sacaba su invernal abrigo de franela y lo colgaba del perchero que la señora Hudson, la casera, había acomodado convenientemente en el recibidor. -He llamado a la puerta, ergo no llevo las llaves encima. La propia lógica responde a su cuestión -añadió algo más calmado. Subió con presteza las escaleras de dos en dos hacia la sala de estar y se dejó caer exhausto sobre el mullido sillón Chesterfield de piel.

-¡¿Es que no piensa venir?! -chilló exasperado a los pocos segundos.

Escuchó los gruñidos ininteligibles de Watson y sus pasos arrastrándose peldaño a peldaño, y sonrió para sí.

-Ya era hora. -dijo con aspereza cuando Watson irrumpió en la estancia.

-Por si no lo recuerda, soy un pobre veterano de guerra lisiado e impedido -replicó Watson apuntándole al pecho con su bastón.

-Su prometida no parece opinar lo mismo.

-No vamos a hablar de mi prometida, Holmes.- le espetó Watson fulminándolo con una mirada que destilaba ira.

-Está bien, está bien. -se defendió Holmes alzando las manos.- No se altere y haga el favor de sentarse, Watson. Hay algo de lo que tenemos que hablar sin más dilación.

Watson se desabotonó su sobria americana de tweed marrón, dejó el bastón a un lado del sofá que pensaba ocupar -menos sofisticado y bastante más destartalado que el Chesterfield de piel que el mismo Sherlock se había adjudicado para sus ejercicios deductivos-, y se sentó cruzando las manos sobre sus piernas con elegancia.

-Antes dígame una cosa, Holmes. ¿Eso de lo que usted y yo debemos departir tiene algo que ver con el estado de agitación con el que ha llegado a casa?

Sherlock esbozó una sonrisa de soslayo.

-Realmente me fascina usted, Watson. Sus dotes de observador nato son cada vez más prolijos.

Watson le sostuvo la mirada intentando calibrar el trasfondo de sus palabras. Casi nunca conseguía diferenciar su sarcasmo habitual de las contadas muestras de gentileza referidas hacia su persona, por lo que decidió que lo más sensato sería callar, y se limitó a servirse una taza del reconfortante té Earl Grey que la señora Hudson había tenido a bien preparar aquella tarde para complacer a sus estimados inquilinos.

-¿Y bien, Holmes? Soy todo oídos. -dijo reclinando la espalda contra el sofá y sosteniendo la taza por el asa con delicadeza.

-Mi querido Watson: He tenido una revelación. -confesó Sherlock con un brillo especulativo en la mirada.

-¿Una revelación? ¡¿Pero cómo que una revelación?! -exclamó Watson con un ademán tan brusco que por poco vertió el contenido de la taza sobre sus pantalones.- Oh, Holmes… -un atisbo de alarma impregnó su tono de voz- ¿No habrá vuelto usted a hacer un uso indebido del opio, verdad?

-¡Naturalmente que no! -exclamó Sherlock incorporándose irritado.

Watson respiró aliviado y dio un pequeño sorbo a su té.

-Entonces, explíquese.

-He ido al Congreso, Watson. Y tenía tantas ganas de exponerle  a usted la conclusión a la que he llegado, que he venido corriendo, excitado como un niño pequeño. De ahí mi apariencia sofocada.

-Entiendo. ¿Y puede saberse qué conclusión es esa que lo ha instado a prescindir de los cómodos servicios de un taxi? -quiso saber Watson.

-Que la culpa de que no haya gobierno la tiene la pinza formada por el PSOE y Ciudadanos.

Watson enarcó una ceja con aire de incredulidad, y depositó su taza de té sobre la mesa de cristal tapizada con un mantón de Cachemira que separaba a ambos sofás.

-Por favor, Holmes, no sea críptico y desarrolle su teoría, ¿quiere? No tengo tiempo para sus jueguecitos. -le instó Watson con impaciencia.

-No faltaba más, mi querido amigo.  Verá, si recuerda usted, el PSOE firmó un acuerdo de pacto de gobernabilidad con Ciudadanos. -comenzó a relatar Sherlock mientras caminaba hacia un lado y otro de la habitación con los brazos anudados a la espalda.

Watson emitió un resuello de burla.

-Como para no acordarse. Un partido que se hace llamar socialista y obrero negocia con un partido de derecha, o de centro derecha, llámelo como quiera. Esas cosas no se olvidan fácilmente, Holmes.

-Entonces recordará usted qué pasó a continuación.

-Por supuesto. Rivera se negó a cambiarle ni una sola coma a ese, si me permite la expresión, fatídico acuerdo, y de paso rechazó de pleno cualquier diálogo con Podemos.

-¿Y no le resulta a usted extraño, Watson, que el PSOE no haya querido explorar ni por un momento la posibilidad de un acuerdo con la izquierda antes de lanzarse a pactar con sus oponentes ideológicos? -inquirió Sherlock.

-En otra coyuntura, puede. Pero dadas las circunstancias diría que el pacto PSOE-Ciudadanos les viene muy bien a algunos para culpar a Podemos del desgobierno que asola el país.

-Elemental, querido Watson. Veo que me sigue usted. Sírvame un poco de té, ¿quiere? ¿Recuerda cuántas veces fue rechazado ese llamativo pacto por el resto de fuerzas del Parlamento, Watson? -inquirió Sherlock.

-Dos, si no me equivoco -respondió Watson incorporándose para tenderle la taza de té que le había pedido. -Aquí tiene. Con dos terrones de azúcar, como a usted le gusta.

-Gracias -dijo Sherlock llevándosela a los labios-. Humm… Está realmente delicioso; recuérdeme que felicite a la señora Hudson por tan magnífica elección. Pero sigamos. De modo que el señor Rivera veta al señor Iglesias y acto seguido dice que habría que incorporar al señor Rajoy en las negociaciones.

-Del que por cierto renegó en campaña -apostilló Watson antes de volverse a sentar.

-Muy buena observación, mi querido amigo. ¿Y no es menos cierto que a pesar de todo lo mencionado anteriormente, el señor Rivera y sus correligionarios han llegado a acusar a Podemos de ser los responsables de un eventual nuevo gobierno del señor Rajoy?

-En efecto, Holmes.

Sherlock se detuvo en seco y miró fijamente a Watson a los ojos.

Ergo, todos los indicios evidencian, o parecerían evidenciar -remarcó Sherlock-,  que la causa última de que más de 100 días después no se haya constituido un gobierno es Pablo Iglesias.

-Sí, lo que usted diga, Holmes, pero de todas formas, sigo sin entender porqué el PSOE se niega a dialogar con Podemos.

-¡No sea ridículo, Watson! -protestó Sherlock haciendo aspavientos. -¿Es que no ha aprendido nada en todo el tiempo que llevamos juntos?

Watson torció el gesto en una mueca desdeñosa y acercó su cojera al hogar para calentarse las manos.

-En primer lugar, mi querido Watson, Pedro Sánchez no ejerce ninguna autoridad en el PSOE. Ese hombre no es más que un títere de los verdaderos próceres a la sombra: la dulce Susana y sus barones. ¿Y quién cree usted que sería el pretendiente ideal para la dulce Susana, Watson? ¿Quién agrada más a los barones? ¿El amigo de Venezuela o el del IBEX35?

Watson suspiró de puro agotamiento.

-¿A dónde quiere ir a parar, Holmes? -preguntó volviéndose parar mirarlo de hito en hito.

Sherlock apoyó las manos sobre el respaldo del mullido sillón Chesterfield de piel y zarandeó sus dedos con parsimonia mientras una sonrisa de aire sarcástico se perfilaba en sus labios.

-Como le dije antes, Watson, todos los indicios apuntan a que la culpa de este desbarajuste la tiene Pablo Iglesias. O al menos, es lo que quieren hacer creer a la opinión pública PSOE y Ciudadanos con su gran mascarada, y así, cuando vuelvan a celebrarse los comicios -que se celebrarán, no le quepa la menor duda-, el pueblo llano se mostrará implacable con la formación morada.

-¡Formidable, Holmes! ¿Así que usted piensa que habrá elecciones de nuevo?

-Naturalmente, Watson. Y no lo pienso; lo sé. De la misma manera que lo saben quienes están bloqueando la situación desde el principio.


¿Quieres escuchar esta historia? ¡Dale al play!

Entrada relacionada: Sherlock Holmes y el inquietante caso de los pactos de gobierno

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn21Email this to someone



Tu email no se mostrará


Recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada.
Recibir un email con cada nueva entrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR