17 nov

Yo sí te creo

A ella la violaron dos veces.
La primera, cinco degenerados que se hacen llamar La Manada.
Yo preferiría llamarlos La Piara.
Porque eso es lo que son.
Cerdos.
Así, sin presunción ni paliativos que valgan.
La segunda, la justicia patriarcal esta.
Porque después de violarla a ella, violaron su intimidad.
La siguieron.
Para probar que su vida era normal.
Demasiado normal para haber sido violada.
Porque, imagínate.
Si sales a la calle.
Subes una foto a tu Facebook.
Vuelves a pintarte los labios.
O sonríes.
Seguro que fue consentido.
Que te los follaste a los cinco porque te dio la gana.
Porque eres una guarra.
Tu fama te precede.
Y eso al juez le vale como prueba.
Al juez y a las redes sociales.
Que son la inquisición del siglo XXI.
La familia de La Manada/Piara ha pedido que se preserve la identidad de los degenerados.
Por respeto, dicen.
Sí, has leído bien.
Por respeto.
El mismo respeto que no supieron enseñarles a sus hijos.
Porque para violar.
Violentar.
Agredir.
Grabarlo en vídeo.
Y después dejarte tirada.
Sin móvil para que puedas pedir ayuda.
Para que puedas recomponerte.
Jactarse en un Whatsapp.
Como si en vez de ser los mierdas que sois, fueráis los putos amos.
Para llegar a todo eso y no sentir asco de uno mismo.
Pero asco de verdad.
Tienen que haberlo hecho muy mal con vosotros.

07 nov

#MeToo

Yo también.
Y me cuesta creer que tú no.
O tú.
Alguna vez.
Por improbable que te/me/nos haya parecido.
Porque siempre acabamos siendo cosificadas.
Reducidas a objetos para el disfrute del puto Harvey Weinstein de turno.
Objetos maleables.
Maleables y con tetas, claro.
De usar y tirar.
Y haz el favor de estarte calladita o me vas a buscar un problema.
Cada día, en cada rincón del mundo, hay una de nosotras que también.
Una y otra y otra más.
Que no se atreve.
Que se lo tiene que tragar.
El orgullo y a veces algo más.
Porque total, sólo soy otra.
Una de tantas.
Pero qué asco, joder.
Y algunos mientras tanto, qué.
Que si feminazi.
Exagerada.
Si no te han violado, no te quejes.
Y si te han violado, tú te lo has buscado.
Para qué vas, si sabes a lo que te expones.
Encima, culpabilizando.
Me pregunto cuántas de las que me estáis leyendo ahora estaréis pensando que a vosotras también.
Cuántos sentiréis vergüenza.

#MeToo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR